No es frecuente que un organismo microscópico gane celebridad, pero eso es exactamente lo que lograron los tardígrados. Los organismos diminutos a menudo llamados "osos de agua" debido a sus formas de cuerpo robustas, han ganado popularidad gracias a su ternura innegable y resistencia increíble.

Considerados como "micro animales", se cree que los tardígrados datan de hace 530 millones de años y todavía existen hoy en día. Ahora, una especie completamente nueva de las pequeñas criaturas ha sido descubierta en un lugar bastante improbable: un estacionamiento.

Un científico de la Universidad de Keio en Tokio reunió el espécimen innovador de un pedazo de musgo en un estacionamiento de la ciudad y, después de examinarlo de cerca bajo un microscopio y probar su ADN, se dio cuenta de que era el primer descubrimiento de su tipo.

La nueva especie de tardígrados, llamada Macrobiotus shonaicus, es solo ligeramente diferente de muchas otras especies conocidas, pero sus piernas atrofiadas lo hacen fácilmente reconocible bajo una lente de alta potencia. La especie también tiene una forma única de huevo con protuberancias que los investigadores creen que puede ayudarlos a adherirse a las superficies. Un documento sobre el descubrimiento fue publicado esta semana en PLoS One.

También te puede interesar este artículo: El dinero sí da la felicidad… comprobado

En conjunto, los tardígrados son un increíble grupo de animales. Varias especies han demostrado la capacidad de vivir en condiciones increíblemente duras y son capaces de entrar en un estado latente y luego reanimar años o incluso décadas más tarde. Los investigadores los han llevado al límite y se han sentido constantemente sorprendidos por su capacidad para soportar temperaturas extremas e incluso viajes espaciales.

Hay más de 1,000 especies diferentes de tardígrados en el registro, por lo que el descubrimiento de un nuevo miembro de la familia no es del todo sorprendente. Sin embargo, es notable pensar que un animal nunca antes documentado podría estar al acecho justo debajo de la nariz sin siquiera darse cuenta.

"Los tardígrados son lo más cercano a lo indestructible que se encuentra en la Tierra", dijo a National Geographic Rafael Alves Batista de la Universidad de Oxford. "Pero es posible que haya otros ejemplos de especies resilientes en otras partes del universo".