Moverse. Esta es la gran clave para obtener mejores resultados comerciales en tu profesión o negocio.

En entornos completamente cambiantes, donde los escenarios se transforman casi a diario, es necesario agudizar el ingenio, la innovación y renovar la actitud para mantenerse bien posicionados.

En tiempos con viento a favor es común que muchas personas decidan emprender y lanzar sus negocios; el tema es sostenerlos con viento en contra. Es allí cuando se ve el temple, espíritu y consistencia en lo que se hace.

Por mi labor recibo decenas de pedidos de orientación de personas de distintos países, preocupadas porque su actividad parece que no está creciendo. En estos casos, hago tres preguntas básicas:

  1. ¿Estás dedicado 100% a tu negocio, con todo tu enfoque y energía?
  2. ¿Tienes una planificación certera de los pasos que vas dando?
  3. ¿Haces todo lo que tienes que hacer para ayudarlo a crecer?

Por lo general, las respuestas son tibias del estilo “Sí, pero…”, “No sé cómo…”, “Lo que pasa es que…”, y estos son cuentos que te cuentas, ya que se refleja en muchos casos una profunda falta de compromiso y responsabilidad, dos condiciones esenciales para llevar adelante cualquier empresa que te propongas.

Cómo hacer algo diferente

¿Qué diferencia un negocio exitoso de otro prácticamente igual, y que no avanza? El espíritu del líder.

Ya sea que te dediques a conducir una Pyme, una gran empresa o a trabajar por tu cuenta, la clave del éxito es moverte permanentemente. Al hacerlo, estás poniendo en movimiento una energía que te ayudará a multiplicar los beneficios, por más que tarden en manifestarse.

La inspiración puede llegar en cualquier momento, aunque debe encontrarte trabajando. En el estancamiento, la quietud, la pereza, el miedo y la postergación no están las llaves del éxito. El resultado se obtiene haciendo, pensando lo suficiente; y, más que nada, poniéndote en marcha.

Aquí tienes 7 acciones concretas para multiplicar tu trabajo, y son de aplicación para cualquier tipo de actividades.

1. Difunde

Hoy no alcanza con hacer las cosas bien; es necesario comunicarlas al público apropiado. Utiliza todas las herramientas que ofrece la tecnología, muchas de ellas sin costo. Dedícale tiempo a este aspecto esencial de tu comercialización.

También te puede interesar este artículo: 5 buenos propósitos para tu pyme en 2018

2. Colabora

El espíritu cooperador a partir de lo que haces es una llave que abre nuevos contactos y expande las fronteras. Establece redes colaborativas con otros; nútrete de su experiencia, y ellos harán lo mismo contigo. A su vez, puedes dedicar algunas horas para brindar servicio en lo que sabes hacer para organizaciones de bien público, y esto, lo transformarás en historias (“storytelling”) acerca de tu negocio.

3. Participa de eventos

Esta es una excelente forma de darte a conocer y hacer más contactos estratégicos. Prácticamente en todo el mundo hay eventos gratuitos que generan los gobiernos u ONGs. Dedica un tiempo para participar. Lleva tus tarjetas personales y un soporte digital con tu presentación institucional hecha en forma profesional. Sigue aprendiendo, asistiendo a charlas y conferencias profesionales.

4. Actualiza diariamente las redes

La mayoría de las personas que no prosperan evitan sostener las acciones indispensables para fijar su marca o producto en la mente del consumidor. Transforma tus contenidos en historias diferenciales y valiosas que impacten también sus corazones, y haz que te elijan.

5. Escribe artículos para tus seguidores y la prensa

Esta herramienta de relaciones públicas es excelente, ya que, si generas historias interesantes y noticias valiosas, los medios periodísticos te buscarán como referente en tu sector. Así, aumentará la visibilidad de tu actividad y redundará a la larga, en un mayor conocimiento del mercado acerca de ti.

6. Prepara al menos 3 formatos de charlas y conferencias para brindarlos gratuitamente en congresos de tu sector

Cuando compartes conocimiento, no sólo pasando un aviso publicitario de lo que haces, se genera un círculo virtuoso que vuelve multiplicado. Detecta congresos y eventos de tu actividad; contacta a los organizadores; diseña tus charlas en diferentes formatos. Si es necesario, toma entrenamientos para hablar en público. Recuerda: todo comunica.

7. Genera al menos 5 contactos comerciales nuevos por día

Los vendedores profesionales saben muy bien que parte del éxito en etapas de meseta o baja es seguir generando contactos y despertando la necesidad en ellos. Ponte como meta hacer cinco vínculos nuevos por día. Esto te estimulará a incrementar tu base de datos, y, a la vez, a hacerte más conocido. Muchos de ellos no te comprarán a la primera; aunque si has diseñado esta experiencia en forma profesional e impactante, seguramente sí lo harán próximamente: y tú estarás allí, listo para ellos.