Los expertos médicos en Lublin en Polonia oriental son pioneros en el uso de una tecnología innovadora hueso artificial que ha salvado a algunos pacientes de amputación.

El primer beneficiado fue Daniel Bardega. Que después de un accidente de motocicleta, tuvo que tomar una elección: aceptar un procedimiento experimental o perder la pierna derecha.

"Al principio había preocupaciones, porque no había garantía de que mi cuerpo aceptaría el material, que no sería rechazado."

Una gran sección del hueso de la pierna de Daniel fue destruido en el accidente.

El doctor Adam Nogalski utilizó piezas del hueso artificial, llamado FlexiOss, junto con una placa de metal, para reconstruir 7 centímetros del fémur de Daniel.

"El problema principal de las cavidades en el hueso se resolvió implantando el nuevo material, que va en lugar del hueso en pequeños segmentos", dijo el doctor Nogalski.

"8 años después de la operación, el resultado de la operación es un exito y el paciente puede moverse sin muletas".

La tecnología FlexiOss fue desarrollada conjuntamente por la bioquímica Anna Belcarz.

Ella sabía que los cirujanos no estaban contentos con otros reemplazos óseos que vienen en forma de polvo y son difíciles de manejar.

En contraste, FlexiOss se puede cortar y dar forma cuando está seco y se vuelve flexible cuando está mojado.

También te puede interesar este artículo: 10 Google Hacks para mejorar tu ranking de búsqueda de forma gratuita

Está hecho tambien con compuestos artificiales, en lugar de hueso animal, lo que reduce el riesgo de rechazo.

Permanece en el cuerpo y las células óseas crecen dentro y alrededor de él:

"FlexiOss parece piedra pómez", dice ella, "pero no es. Es de un material que reemplaza el hueso, y cuando se humedece con una solución tiene elasticidad y el cirujano puede formarlo durante la operación".

"El proyecto FlexiOss se ha beneficiado de un millón de euros en subvenciones de la UE, incluidos los fondos de la política de cohesión.

Ha ganado 14 premios y se le han otorgado 3 patentes.

41 personas han recibido implantes FlexiOss en lo que se clasifican como operaciones experimentales.

Otro de los que se han beneficiado es Jan Filus, quien ha tenido 5 operaciones fallidas para reparar su hueso del muslo destrozado. Acaba de tener FlexiOss implantado en su pierna con la esperanza de finalmente ver el crecimiento óseo.

"Solo aquellos que anteriormente habían tenido otros métodos de tratamiento que no produjeron el efecto esperado, es decir, que aún no había crecimiento óseo, recibieron el tratamiento; esta es la última oportunidad para estos pacientes", dice el doctor Nogalski.

Otros deberían tener su oportunidad pronto. FlexiOss recibirá su marca de certificación CE a finales de este año, lo que significa que puede comercializarse en toda Europa.