SANTIAGO (Reuters) El grupo embotellador chileno CCU planea invertir el equivalente a unos 350 millones de dólares este año para reforzar su crecimiento en Sudamérica, especialmente en el negocio de cervezas y bebidas no alcohólicas, pese al complejo escenario regional.

CCU, controlada por el grupo chileno Quiñenco y la multinacional Heineken, cuenta con unidades de operación en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Paraguay y Uruguay.

Luego de su agresiva expansión en los últimos dos años, CCU dijo en un comunicado tras la junta anual de accionistas que se focalizará en "apoyar el crecimiento orgánico de la compañía, con un énfasis relevante en la operación regional".

"El futuro se enfrenta con tres prioridades principales; seguir fortaleciendo la posición en el mercado con especial foco en cervezas y bebidas no alcohólicas, hacer más eficientes los procesos operacionales, y finalmente estructurar la compañía para que pueda operar su estrategia regional", dijo CCU.

En el primer trimestre, los volúmenes preliminares de ventas de CCU que participa en los negocios de cervezas, aguas embotelladas, gaseosas, néctares, bebidas funcionales, pisco, ron, vino, sidra y confites crecieron un 3,9 por ciento interanual.

También te puede interesar este artículo: Errores financieros que te afectarán cuando cumplas 30

Durante la junta de accionistas, sus dueños aprobaron el reparto de un dividendo de definitivo de 98,78 pesos por acción, el que se pagará a partir del 23 de abril.

Los papeles de CCU cerraron la jornada con una caída del 2,5 por ciento a 6.575,2 pesos por acción en la Bolsa de Comercio de Santiago.

a.m