(CNN) - Casi 30 años después del desastre nuclear que ocurrió allá, el nombre de Chernóbil todavía inspira terror.

Cuando una explosión rompió el Reactor 4 de la planta de energía de Chernóbil, el 26 de abril de 1986, ocurrió el peor accidente nuclear de la historia.

Se liberaron a la atmósfera nubes de partículas altamente radiactivas durante un ensayo de rutina de interrupción de operaciones en la planta situada al norte de Kiev, en lo que era la Unión Soviética y ahora es Ucrania.

Hoy, la cantidad de turistas que buscan entrar a la Zona de Exclusión de Chernóbil, una zona de tierra contaminada de unos 30 kilómetros de radio que rodea a la planta de energía, da trabajo a varias empresas turísticas.

Aunque la reciente inestabilidad en el este de Ucrania ha sacado al país del radar de la mayoría de los viajeros (la aerolínea de bajo costo, Wizz Air, anunció recientemente que cerraría su filial de Ucrania y eliminaría algunos vuelos), Chernóbil sigue estando muy presente en la consciencia del mundo.

Parece que los temores que circulan regularmente acerca de la zona de lluvia radiactiva y más recientemente sobre la contaminación a través de incendios forestales causan gran fascinación y propician un flujo constante de turistas.

Incluso hay hoteles dentro de la Zona de Exclusión.

Las visitas se regulan por medio de revisiones de seguridad y excursiones estrictamente guiadas.

Los visitantes viajan en autobús al lugar, que está a unas dos horas al norte de la capital de Ucrania, Kiev.

Una vez allí, firman una exención de responsabilidad en la que se les advierte que no deben tocar ningún objeto ni la vegetación, ni siquiera deben sentarse en el suelo.

La salida del sitio también está muy regulada.

Se usan escáneres corporales para revisar los niveles de radiación. Si suena la alarma del aparato, los guardias limpian el polvo radiactivo del individuo antes de permitirle que se vaya.

Congelado en el tiempo

La recompensa es el acceso a una ciudad congelada en el tiempo.

La ciudad desierta de Pripyat, que se evacuó después del accidente, es una instantánea de Europa del Este antes de la caída de la Cortina de Hierro.

La atmósfera postapocalíptica de la zona ejerce una atracción poderosa.

Los botes oxidados escoran en el río Pripyat. Una rueda de la fortuna yace inmóvil en medio de los árboles que reclaman el espacio sin tregua. Hay restos de la vida en la antigua URSS por todas partes: libros de texto para niños, carteles de propaganda soviética…

El accidente de Chernóbil se clasificó como nivel 7, el más alto en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

La gravedad del costo ambiental y humano generalizado solo se ha equiparado con el desastre de Fukushima, Japón, en 2011.

Se registró lluvia contaminada y polvo radiactivo transportado por el viento en lugares tan alejados como Suecia y Gales. Los investigadores siguen indagando los efectos complejos de la exposición prolongada a la radiación en los ecosistemas.

La iglesia de Chernóbil sigue funcionando

El recuerdo de las víctimas sigue vivo, aunque se discute la cantidad exacta.

Los registros oficiales indican que hubo menos de 50 muertos; muchos eran bomberos a los que enviaron a luchar contra las llamas en la planta de energía.

Sin embargo, en Ucrania, así como en Bielorrusia y algunas partes de Rusia, se atribuyen al accidente los defectos congénitos y el cáncer de tiroides.

En algunos estudios se relacionan unos 1,800 casos de cáncer de tiroides en niños con el accidente de Chernóbil.

Los efectos del desastre en la salud mental de los ucranianos y los habitantes de otros países también están dándose a conocer.

Se cree que la estigmatización de la población local y la reubicación de comunidades es la causa de la depresión y algunos problemas sociales.

No obstante, los visitantes esperan encontrarse con una tierra desierta, calcinada y deshabitada, pero se sorprenden cuando entran a la Zona de Exclusión.

Los trabajadores de la planta siguen viajando hacia esa zona.

La iglesia de San Elías es un sitio de adoración de color turquesa y blanco que sigue recibiendo a los feligreses.

Unas 200 personas aún viven dentro de la Zona de Exclusión a pesar de que el gobierno les ha ordenado que se vayan.

Un pueblo fantasma, una 'instantánea difusa' de la vieja URSS

Los serenos prados que hay en la zona no indican nada fuera de lo común.

Sin embargo, los guías de turistas pasan contadores Geiger sobre los escombros oxidados que yacen sobre el pasto.

La radiación residual en los alrededores de la Zona de Exclusión puede ser hasta 10 veces mayor que los niveles normales.

La vegetación crece lentamente y es particularmente propensa a absorber las partículas radiactivas, así que muestra niveles aún más altos.

La parte más intrigante de la Zona de Exclusión es el pueblo fantasma de Pripyat.

La ciudad se fundó a dos kilómetros de la planta en 1970 y pronto llegó a tener casi 50,000 habitantes. Evacuaron a toda la población después del desastre.

También te puede interesar este artículo: 9 actitudes para tener inteligencia emocional

Pripyat ahora está abandonada e invadida por la maleza, pero sigue pareciendo una instantánea difusa de la típica ciudad soviética que fue alguna vez.

Los visitantes pisan trozos de vidrio y sortean los arbustos que brotan de los rincones de los edificios de departamentos. Hay libros de texto esparcidos por los salones vacíos y una alberca rota yace vacía entre vigas de madera que se pudren.

Por todas partes hay restos de la antigua URSS.

Hay coloridos murales soviéticos de danza; hay docenas de luidas máscaras antigás para niños tiradas por doquier, recordatorio de una época en la que el temor a un ataque enrarecía el aire.

"La preservación de los artefactos comunistas y el ambiente es lo que fascina tanto a la gente, así como la historia triste que hay detrás", dice Dominik Orfanus, exguía de turistas de la zona de lluvia radiactiva y hoy director ejecutivo de CHERNOBYLwel.com, empresa que organiza excursiones a Chernóbil desde 2008.

La favorita de los fotógrafos

Es tal el atractivo que Chernóbil tiene para los fotógrafos que en 2012 se creó una excursión especial (chernobylphoto.com) para satisfacer la demanda.

"El paisaje intocado, la maleza, el contraste entre el pasado y la actualidad hacen que Chernóbil sea realmente interesante para los fotógrafos", dice Orfanus.

El parque de diversiones de Pripyat es la zona más fotografiada.

Se tenía planeado inaugurar el parque oficialmente el 1 de mayo de 1986, pero evacuaron la ciudad unos días antes.

Los carritos chocones, cuya pintura amarilla se descarapela, están inmóviles sobre el concreto fracturado.

La rueda de la fortuna oxidada se ha vuelto casi icónica.

La rueda casi no se usó y se ha vuelto el símbolo de una ciudad que solía ser bulliciosa y que quedó en silencio por el desastre.

Aunque les dijeron que la evacuación era temporal, los habitantes de Pripyat nunca regresaron.

En los meses siguientes, algunas personas volvieron para saquear el sitio. Arrancaron los sillones de un cine y se llevaron todos los objetos de valor.

En las décadas siguientes, la naturaleza ha reclamado estos espacios que alguna vez estuvieron poblados.

De vez en cuando llegan vagos a Pripyat: los delatan las botellas de cerveza y las colillas de cigarros por toda la ciudad.

Grafiti inquietante, destellos de significado

Es más inquietante el grafiti que salpica el ambiente en este lugar tan silencioso.

En los muros de los edificios de Pripyat hay siluetas de personajes que bailan; tal vez sean un intento de traer de vuelta la vida humana.

En los meses que siguieron al accidente, se construyó un sarcófago para cubrir el Reactor 4 y contener el material radiactivo. Los otros tres reactores seguían funcionando, pero el último dejó de funcionar en 2000.

Hasta el día de hoy continúan los esfuerzos por contener la propagación de las partículas radiactivas. Se está construyendo una barrera de confinamiento seguro para reemplazar al sarcófago.

La fase final de construcción está casi en marcha, aunque los reportes indican que necesitan asegurar más recursos. La barrera está diseñada para contener los desechos radiactivos y evitar una mayor contaminación ambiental.

Pero curiosamente, cada vez son más los visitantes de la zona que describen a Chernóbil como un refugio de la vida silvestre.

A primera vista, la vegetación descuidada de Chernóbil da la impresión de que la naturaleza reclamó el lugar.

Los arbustos atraviesan los pisos y las plantas se cuelan por los marcos de las ventanas.

Se habló mucho del avistamiento de un oso en la zona de lluvia radiactiva a finales de 2014.

¿Acaso la naturaleza prospera en Chernóbil?

"Hay poblaciones gravemente deprimidas de la mayoría de las especies en las zonas contaminadas", dice Anders Pape Moller, quien ha investigado Chernóbil desde 1991.

Moller, científico sénior de la organización francesa de investigación CNRS, observó que aunque el impacto en las zonas más limpias de la región no es tan grave, es notable la reducción de la vida silvestre en las zonas contaminadas.

"Puedes notarlo en primavera porque hay menos aves cantando. Es como Silent Spring, de Rachel Carson", agregó, refiriéndose al libro clásico de ciencia ambiental de 1962.

Los efectos del accidente nuclear de Chernóbil sobre la vida silvestre, que incluyen mayor incidencia de tumores y albinismo en la población local de aves, siguen registrándose.

Pero la idea de que las fuerzas de la naturaleza pueden reparar el daño que causó la humanidad es poderosa.

Muchos de los turistas que visitan los tranquilos prados de Chernóbil buscan un destello de significado.

Sin embargo, las estadísticas relativas a Chernóbil son objeto de discusiones acaloradas y aún se miden los efectos a largo plazo del incidente, así que es difícil encontrar respuestas.

Esta ambivalencia ciertamente seguirá cautivando a los visitantes de Chernóbil.

A: P