Marco Rubio, el senador republicano y aspirante a la Presidencia, aseguró, durante una entrevista con el periodista Jorge Ramos en el programa Al Punto, que no está estrictamente en contra del matrimonio homosexual.

“La preferencia sexual es algo con lo que la gente nace”

Luego de que Ramos lo cuestionara sobre si existe algún temor de ser presentado ante los medios como un ‘joven viejo’ por su postura sobre la legalización de bodas entre personas del mismo sexo, el precandidato señaló que no cree que eso suceda porque un alto porcentaje de norteamericanos apoya su postura.

“El matrimonio es entre una mujer y un hombre, yo entiendo la discrepancia y creo que si las personas quieren cambiar las leyes sobre el matrimonio en una democracia lo pueden hacer a través de las legislaturas de sus estados”, señaló.

Rubio, que el pasado lunes anunció su intención de competir por la candidatura republicana a la Casa Blanca en 2016, dijo que lo que no apoya sobre el tema es que una corte determine el asunto porque eso le corresponde al ramo político de cada estado.
En tanto, en una entrevista concedida a la cadena de noticias CBS, el senador señaló que no cree que el matrimonio homosexual sea un derecho constitucional.

Matizó que, en su opinión, "la preferencia sexual es algo con lo que la gente nace", y no "una decisión".

Durante la entrevista a Univision realizada el pasado martes y transmitida el domingo por la mañana, el senador habló sobre la casi nula posibilidad de que una reforma migratoria sea aprobada de forma integral.

“Creo que si yo salgo Presidente, va a ser posible una reforma migratoria pero no va a poder ser integral, no va a poder ser todo en un proyecto masivo”.

También te puede interesar este artículo: La mayor refinería de petróleo de Iraq, el objetivo de ISIS

Asimismo, señaló que DACA –la acción diferida para los “dreamers”- y DAPA –la medida de Barack Obama que beneficiaría a más de cuatro millones de indocumentados- tendrían que terminar en algún momento.

El senador especificó que no sería “inmediatamente” porque “no sería justo cancelarlo de un momento a otro pero confío en que finalmente “va a pasar una reforma migratoria”.

Varios grupos que defienden a los inmigrantes reprochan a Rubio que, después de trabajar por la reforma en el Senado, diera marcha atrás y cambiara de opinión en varias ocasiones para contentar al sector más conservador de los republicanos, al que pertenece.

La senadora demócrata Claire McCaskill repitió el domingo esa misma crítica, al opinar que Rubio "tomó una posición valiente y basada en sus principios" cuando impulsó el proyecto de reforma migratoria.

"Después, en cuanto la base de su partido empezó a presionarlo por eso, se plegó (a ellos) como una escopeta barata", agregó McCaskill en declaraciones a la cadena ABC News.

A: P