El cerdito Bentley ha estado en el hospital por poco más de un mes, recuperándose de una enfermedad, que se cree que es meningitis y que lo ha dejado ciego.

Su mamá adoptiva, Corinne DiLorenzo, fundadora del EARTH Animal Sanctuary en Illinois, va a visitar a Bentley casi todos los días. Y cuando lo hace, la cantante de ópera le canta una antigua canción de cuna irlandesa, llamada "Connemara Cradle Song", a su puerquito de 9 meses de edad y de 14 libras de peso.

"Me nace de manera natural, cuando alguien necesita consuelo", dice DiLorenzo.

Tradicionalmente, la letra de la canción de cuna celebra la pesca de arenque. Pero DiLorenzo le ha cambiado un poco la letra, así que ahora el tema es sobre navegar con los arenques en lugar de navegar con ellos atrapados a bordo.

"Tenemos que empezar a cambiar la manera en la que vemos a los animales", explicó DiLorenzo. Hasta que Bentley sea dado de alta, ella seguirá yendo al hospital, cantando una versión de la canción de cuna que solía cantarle a su propio hijo cuando era bebé.

El hogar de Bentley, DiLorenzo y su hijo de ahora 13 años, es una granja de 7 acres en el centro de Illinois, en donde DiLorenzo acoge primordialmente a animales enfermos, viejos y con necesidades especiales.

"Principalmente nuestro santuario es para aquellos que no son adoptables", mencionó DiLorenzo, quien compró la propiedad hace un año y medio. Ella espera en el futuro poder abrir un bed and breakfast y un restaurante vegetariano en el lugar.

Bentley es un caso especial para el EARTH Animal Sanctuary. De chiquito, fue entregado voluntariamente por un dueño previo que se dio cuenta que tener a un cerdito como mascota –que típicamente son listos, y tienden a destruir cosas cuando se aburren– era más responsabilidad de la que él podía manejar.

DiLorenzo aceptó cuidar de Bentley temporalmente, hasta que fuera adoptado en un hogar permanente. Pero luego él y un cerdo de 10 años llamada Percy "se enamoraron", según explicó la mujer. Y entonces ya no pudo dejarlo ir.

También te puede interesar este artículo: ¿Por qué los mosquitos prefieren a unas personas sobre otras? Un estudio lo revela

Cuando sea dado de alta del hospital, Bentley regresará a vivir en la casa con Percy, así como junto a otros dos cerditos, tres perros, alrededor de una docena de conejos, tres tortugas, un dragón barbudo, una chinchilla, y una muy consentida pareja de gallo y gallina.

El granero tiene otra pequeña colección de animales: nueve cerdos más, tres cabras, tres pavos, diez gallinas viejas, unas cuantas docenas de gallos, dos pavo reales, una pequeña pandilla de gansos, y un ganso llamado Honkey, que DiLorenzo dice es "mandón" hacia los otros animales.

Aunque el ganso pierde un poco el piso, DiLorenzo asegura que sus animales coexisten pacíficamente, sin que parezca importarles cohabitar con miembros de otras especies.

"Creo que los humanos pueden aprender mucho de eso", señaló.

DiLorenzo espera que Bentley se recupere pronto. La mujer dice que es difícil para ella tenerlo lejos. Para Percy también, pues ha estado extrañando a su amigo.

"No dejaba de verme con mirada acusadora, como si yo le hubiera hecho algo malo a Bentley. Lo buscaba por toda la casa y se entristecía cuando no lo encontraba", comentó.

A: P