Sir Ken Robinson opina que su trabajo se basa en la educación y que todas las personas  tienen obligación y derecho a ser educadas. Todo el mundo tiene un compromiso con la educación, porque precisamente nos abre las puertas al futuro. Los niños de hoy posiblemente se jubilen dentro de 70 años, nadie sabe cómo será su futuro de ellos, pero sí todos quieren estar preparados para recibir los adelantos que vengan.

Por otro lado, todos estamos también de acuerdo de las extraordinarias capacidades que tienen los niños hoy en día en innovación que no dejan de sorprendernos. Todos conocemos las historias de niños muy pequeños que son capaces de manejar computadoras como si fuera algo sencillo o que son prácticamente virtuosos del piano, violín u otros instrumentos. Es decir que no dudamos que en general todos los niños tienen talentos extraordinarios.

Lo verdaderamente grave, dice Robinson, es que la gran mayoría de las veces esos enormes talentos los desperdiciamos sin piedad por reglas, normas y compromisos en la educación. Por este motivo él enfoca el tema de la educación y la creatividad, porque piensa que ambos son igualmente importantes y deberían los colegios, profesores y padres de familia darle el mismo valor y estatus.

Cuentan que una niña no atendía a las instrucciones de una profesora de dibujo y estaba fascinada dibujando algo. La profesora la recriminó preguntándole por qué no atendía y solo estaba dibujando sin seguir las órdenes, ella contestó que estaba dibujando a Dios. La profesora le dijo que nadie sabía cómo era Dios. La niña respondió inmediatamente: “Lo van a saber en un minuto”

El punto es, que no damos interés a la creatividad y estamos dándole más importancia a la educación en sí, sabiendo que no nos volveremos mas creativos al crecer, sino todo lo contrario. Desperdiciando algo sumamente valioso.

Piensen un poco, no hay ningún sistema educativo que enseñe a los niños todos los días sobre la danza como por ejemplo les ensenamos matemáticas. ¿Se han preguntado por qué?

A su criterio, ambos son de suma importancia para los niños. Ellos bailan casi intuitivamente desde que son pequeños cuando oyen música y los alegra mucho, lo hacen todo el tiempo que se los permitimos, pero cuando los niños crecen, no le damos valor a esa facultad innata de bailar, sino que los educamos de la cintura para arriba en la mente y en sus cabezas, olvidándonos de seguir inculcando la danza. Es decir que los profesores en general están mas ocupados en prepararnos para nuestro futuro y para que salgamos profesionales excepcionales, pero olvidándose que también es muy importante ser en la vida personas excepcionales y sobre todo que seamos siempre talentosas.  Parecería que lo único importante son las cabezas y que los cuerpos son solamente un medio de transporte.

También te puede interesar este artículo: El robot que entiende de emociones

La educación actual se basa en la habilidad académica en sí. Las materias mas importantes en colegios y universidades, son las que nos sirven para el trabajo y la industrialización y que no tienen nada que ver con las cosas que te gustaban de niño. Por otro lado dan mucho énfasis en la habilidad académica que está diseñada a la imagen de los educadores. En los colegios la principal importancia es que los alumnos sean capacitados para poder entrar a las universidades y en las universidades para que los alumnos puedan poder ingresar a los trabajos de la industria, la ciencia y otros. Pero todos se olvidan e inhiben nuestros talentos que teníamos de niños y que desaparecen en la vorágine educativa.

La inteligencia es diversa y dinámica y de hecho la creatividad se puede definir como el proceso de tener ideas originales que tengan valor y que casi siempre ocurre a través de la interacción de la dinámica y la diversidad. Ahora lo mas importante, la inteligencia es única. Cada persona tiene un talento específico y una manera de ver e interpretar el mundo.  Un ejemplo de lo esto significa lo aclararemos con el caso de la mejor coreógrafa en teatro y cine como es Gillian Lynne, una alumna que fue despedida de la escuela con una carta que decía a sus padres que Gillian tenía un trastorno para el aprendizaje, que no se podía concentrar, que se movía nerviosamente, que tenía déficit de atención y que debía ser analizada por un médico especialista en el tema. La madre muy preocupada la llevó al especialista y este después de oír todo, la dejaron sola y observaron su comportamiento mientras el medico encendió la radio y dejó oír música a la niña. Entonces la niña empezó a bailar y desarrollar movimientos maravillosos y el médico le dijo, señora su hija no tiene nada y menos está enferma, ella es una bailarina innata.  Años más tarde ella realizó toda la coreografía de “Cats”, “El fantasma de la ópera” y muchas más. Esto es precisamente de lo que se quiere aclarar en este artículo,  aprendamos a darle la misma importancia en los colegios y universidades a la educación y a la creatividad.

Al Gore habla por todo el planeta sobre la ecología y el cuidado del planeta. Recalca la actitud que deberíamos tener frente a la nueva realidad de la tierra. Lo mas importante debería ser tener una nueva concepción de la ecología humana. Pues fíjense que el sistema educativo ha explotado por décadas nuestras mentes de la misma manera que nosotros lo hacemos con la tierra.

Con seguridad les digo que si los seres humanos desaparecerían de la tierra, en menos de 50 años florecerían todas las demás formas de vida.

Así mismo deberíamos pensar que si desarrolláramos más la creatividad que la educación, otro seria el planeta.

A.: C