En cinco minutos, el 6 de mayo de 2010, el Dow Jones cayó 1000 puntos y alguien se hizo millonario con ese juego financiero. Tras cuatro años de investigación, la policía londinense le pateó la puerta al culpable y se lo llevó arrestado.

Todos se agarraron la cabeza el 6 de mayo de 2010. En tan solo cinco minutos el Dow Jones cayó 1000 puntos, lo necesario para que los históricos brokers se infartaran. Nadie murió, pero el responsable de tal descalabro de medio billón de dólares pasó a figurar en la lista negra de Wall Street y hoy, cuatro años después de aquél juego financiero, la policía londinense le pateó la puerta.

Con 37 años, Navinder Singh Sarao manipuló los mercados financieros desde su casa, en los suburbios de Londres. Sarao ahora enfrenta la posible extradición a los Estados Unidos, donde enfrenta cargos de fraude y manipulación de los mercados.

Sarao tiene un auto verde, está casado y tiene dos hijas. Vive, según el diario The Telegraph, justo enfrente a la casa de sus padres. Su madre trabaja, a medio tiempo, en una farmacia. Su padre está jubilado.

En cinco años, gracias a la falsa especulación bursátil, amasó una fortuna de US$ 40 millones, colocando falsas órdenes de compra y venta. Todo el dinero recaudado era enviado a sociedades en paraísos fiscales antillanos.

También te puede interesar este artículo: Feicobol 2015 estima mover $us 154 millones

¿Cómo lo hacía?

Según informó la policía, Sarao usaba un algoritmo para fingir que había órdenes de venta de acciones. El sistema de Wall Street era engañado y suponía que muchos brokers querían vender acciones, pero en realidad solo se trataba de un engaño informático. Así, los títulos de las empresas caían estrepitosamente. Por ejemplo, las acciones de Accenture cayeron, gracias a ese juego informático, de US$ 40 a US$ 1 centavo; las de Lear, de US$ 74 a 0,0001. Todo en cinco minutos.

A: P