Ya se les ha advertido a los consumidores que no deberían lavar el pollo antes de cocinarlo, pues se incrementan las posibilidades de intoxicación alimentaria.

Un nuevo estudio realizado por la Food Standards Agency(FSA) en el Reino Unido encontró que el 44 por ciento de las personas en el Reino Unido lavan el pollo antes de cocinarlo. Sin embargo, lavar el pollo crudo puede conducir a la propagación de las bacterias Campylobacter, que puede causarle a una persona peligrosa forma de intoxicación alimentaria.

Cuando se lava el pollo crudo, la campilobacteria de éste puede ser transferida a las gotas de agua, que puedensalpicar sobre superficies vecinas, manos, ropa y utensilios de cocina. Si la campilobacteria  es ingerida directamente o por medio de las tablas de cortar y utensilios sin lavar, pueden causar la campilobacteriosis, caracterizada por síntomas tales como diarrea, dolor abdominal, calambres y fiebre.

Aunque algunas personas no experimentan síntomas de campilobacteria, en casos muy extraños, la bacteria puede llegar a propagarse en la sangre y causar una infección potencialmente mortal. Es más probable que esta infección ocurra en personas con sistemas inmunes débiles, los niños pequeños y los ancianos.

La campilobacteria también puede ser un precursor de otras condiciones tales como el síndrome del intestino irritable, la artritis reactiva, y el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad debilitante del sistema nervioso.

También te puede interesar este artículo: Somos lo que comemos, pero también cuándo lo comemos

Aunque la campilobacteria es la causa más común de intoxicación alimentaria en el Reino Unido, hay muy poca conciencia pública sobre el mismo. En un estudio de EFS, sólo el 28 por ciento de los encuestados estaban familiarizados con la campilobacteria, en comparación con el 90 por ciento que estaban familiarizados con la salmonella y el E. coli.

La  FSA tiene previsto aumentar conciencia sobre la campilobacteria a través de una carta firmada conjuntamente por las principales compañías de alimentos y una petición a los programas de cocina de TV a que no laven el pollo crudo en sus programas. La FSA espera que su intento de aumentar la conciencia sobre los peligros de lavar el pollo crudo ayude a reducir las más de 280.000 incidencias de enfermedades de campilobacteria que se producen cada año en Reino Unido.

A:I