Uno de los primeros riesgos de usar tacones durante el embarazo es que puede dar lugar a una multitud de lesiones en tus piernas y pies, como las fracturas.

Durante el embarazo los músculos de los ligamentos se ablandan y estiran por el aumento de la hormona ovárica relaxina, haciendo a los pies más propensos a sufrir tensiones de ligamento y tobillo cada día, lo que empeora si usas tacones, afirma Lorraine Jones, podóloga de la Society of Chiropodists and Podiatrists.

Para que te decidas a guardar los tacones en tu closet durante los siguientes nueve meses, te presentamos más argumentos que te convencerán.

 1. Aumentan el riesgo de caídas

De igual manera el uso de tacones durante el embarazo genera presión adicional en las articulaciones cuando ya están bajo tensión, lo cual aumenta el riesgo de que sufras caídas, indica la podóloga Lorraine Jones.

2. Causan dolor de espalda

Embarazada o no, los tacones alteran la alineación natural de la columna vertebral, esto a largo plazo genera ciertas deformaciones que ocasionan dolor. Si sumas a ello el peso de tu bebé, la molestia será aún mayor.

3. Amplían el peligro de coágulos sanguíneos

Si te caes y te rompes un hueso necesitarás que te enyesen, pero la inmovilización con yeso durante el embarazo aumenta el riesgo de que sufras coágulos sanguíneos, afirma Neal M. Blitz, cirujano reconstructivo de pie.

4. Hinchan los pies

Una condición médica conocida como edema o hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies es común en el embarazo. Usar zapatos de tacón y ajustados agravan el problema tanto que puede impedirte caminar en varios días.

5. Afectan el equilibrio

También te puede interesar este artículo: Siete hábitos para dormir mejor

Neal M. Blitz explica que en el embarazo cambia el centro de gravedad hacia adelante dificultando la capacidad de mantener el equilibrio, los tacones altos también causan ese efecto. Por lo tanto la combinación crea una fuerza de atracción que te hará caer y lastimar directamente al bebé.

6. Propician deformaciones

75% de las mujeres que usan zapatos altos todos los días desarrollan juanetes, artritis en el dedo gordo, callos y verrugas plantares, afirma Pedro Cosculluela, cirujano ortopédico del Hospital Metodista en Houston.

La mejor opción

No están prohibidos, sin embargo debes seguir las recomendaciones de la Society of Chiropodists and Podiatrists para que tus pies estén sanos en el embarazo y además cuides la salud de tu bebé.

Usa calzado cómodo, con punta redonda y tacón bajo, de ser posible que tengan correa. Asegúrate de que entre el dedo más largo y la punta del zapato exista 1cm de distancia.

Elige una altura de tacón de 3cm, ya que así se desplazará el peso hacia tus dedos y disminuirá los malestares.

Utiliza tacones altos sólo en ocasiones especiales y de ser posible no camines mucho con ellos.

Pese a todos los riesgos, un estudio de la misma institución encontró que 32% de las mujeres embarazadas usan tacones altos.

A: P