WASHINGTON (AP) — Loretta Lynch fue confirmada como secretaria de Justicia el jueves por un Senado que la obligó a esperar más de cinco meses y estuvo dividido hasta el fin.

La votación de 56 a 43 instala a Lynch, que en la actualidad se desempeña como fiscal del distrito Este de Nueva York, como la primera mujer negra en el puesto. Sucede a Eric Holder, perpetuo blanco de las iras de la derecha que en una ocasión fue hallado en desacato al Congreso.

El asunto que le restó votos entre los republicanos fue la inmigración, y su negativa a rechazar las medidas ejecutivas del presidente Barack Obama que limitaron las deportaciones para millones de personas que residen sin autorización en el país. Al ser interrogada en la audiencia de confirmación en enero, dijo que en su opinión las medidas del mandatario eran razonables y legítimas.

Los demócratas criticaron con indignación a los republicanos por usar ese argumento, pero éstos se mantuvieron firmes.

El precandidato presidencial republicano Ted Cruz, senador por Texas, dijo que las declaraciones de Lynch la volvían "indigna de ser confirmada como secretaria de Justicia de Estados Unidos. Fue una vergüenza".

Pero al regresar de su campaña para vituperar a Lynch en el Senado, Cruz estuvo ausente en la votación. Horas antes sufragó en contra de una moción de orden que según su vocera Amanda Carpenter era "la única votación que importaba". No explicó por qué Cruz no participó de la votación final.

Con todo, Lynch, de 55 años, obtuvo el apoyo de 10 republicanos, más de lo que se preveía en los días anteriores. El presidente del bloque de ese partido, Mitch McConnell, votó sorpresivamente a favor de la confirmación.

También te puede interesar este artículo: ¿Qué intenta Obama con los líderes del Golfo Pérsico?

Desde la Casa Blanca, Obama reaccionó con júbilo.

"Loretta ha dedicado su vida a luchar por la justicia imparcial y equitativa que es el cimiento de nuestra democracia", dijo. "Utilizará su experiencia de fiscal firme, independiente y respetada para promover prioridades bipartidistas como la reforma de la justicia penal".

Lynch se crió en Durham, Carolina del Norte, hija de una maestra de inglés y un pastor. Su padre, Lorenzo Lynch, de 83 años, estaba presente en la galería del Senado.

Su confirmación se vio demorada durante meses por varias razones, la más reciente de las cuales fue una prolongada disputa entre los partidos sobre un proyecto de ley contra el tráfico sexual. La demora enfureció a los demócratas, y el mismo Obama deploró la semana pasada el mal funcionamiento del Senado, a la vez que calificó dicho retraso de "locura" y "vergüenza".

A: P