(CNN) - Cuando saboreas un poco de tu helado favorito o deslizas una zanahoria dentro de un sabroso dip, no esperas poner el riesgo tu vida.

Sin embargo, los retiros masivos de alimentos que podrían estar contaminados con la mortal bacteria Listeria monocytogenes que se han llevado a cabo durante este mes sugieren que podrías estarte arriesgando.

En primer lugar, Sabra Dipping Company —con sede en Virginia— retiró 30.000 cajas de su Classic Hummus, luego de que las muestras dieran positivo para la bacteria.

Luego, Blue Bell Creamery, con sede en Texas y el tercer mayor fabricante de helados en Estados Unidos, retiró todos sus productos de más de 20 estados luego de que se reportaran tres muertes y varias personas enfermas en Kansas, Texas, Arizona y Oklahoma, las cuales estaban vinculadas a la presencia de listeria en sus populares dulces congelados. Más recientemente, Jeni's Splendid Ice Creams de Ohio retiró todos sus productos y cerró sus tiendas de helados de bola cuando se detectó Listeria en las muestras.

La Listeria puede causar meningitis bacteriana, una infección de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal que causa dolores de cabeza, confusión y convulsiones. La bacteria mata a una de cada seis personas infectadas. Los niños, los ancianos, las personas con sistema inmune suprimido y las mujeres embarazadas son los más vulnerables.

Los retiros de productos podrían ser considerados como una mayor evidencia de la disfunción del sistema de seguridad alimentaria del país.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las enfermedades transmitidas por los alimentos enferman a 48 millones de estadounidenses cada año, envía a 128.000 al hospital y mata a 3.000. O, en un caso más optimista, podrían ser evidencia de que la Ley de Modernización de Inocuidad de los Alimentos (FSMA, por sus siglas en inglés), promulgada en el 2011, está empezando a funcionar como debería.

Parte de la FSMA pide una mayor cooperación entre la oficina federal de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), la cual se encarga de proteger la salud de los estadounidenses, y las agencias estatales.

A través de ese esfuerzo, las autoridades de Carolina del Sur descubrieron la contaminación del Blue Bell durante una inspección de rutina en un centro de distribución. La contaminación de Sabra salió a la luz luego de que se hicieran pruebas a una muestra aleatoria de hummus, la cual fue tomada de un supermercado y probada por el Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural de Michigan. El Departamento de Agricultura de Nebraska descubrió la contaminación del Jeni's.

Sin tales esfuerzos federales y estatales, los brotes podrían haber continuado sin ser detectados durante mucho más tiempo.

La rápida reacción de arrepentimiento por parte de los ejecutivos de Blue Bell y Sabra también pudo haber estar influenciada por una nueva actitud firme y severa por parte de la FDA, el Departamento de Agricultura y el Departamento de Justicia, los cuales han empezado a procesar a los infractores de las normas de seguridad alimentaria con un grado de rigor que no se había visto antes de la aprobación de la FSMA.

En enero de 2014, Eric y Ryan Jensen, los, en un brote que se extendió a 28 estados en el 2011, fueron condenados a cinco años de libertad condicional y seis meses de prisión domiciliaria, además de tener que pagar una indemnización de 150.000 dólares para cada uno y realizar 100 horas de servicio comunitario.

El otoño pasado, un jurado federal condenó a dos hermanos, Stewart y Michael Parnell, ambos ejecutivos de Peanut Corporation of America, por más de 70 cargos de delitos graves, incluyendo conspiración y fraude luego de que se encontraran bacterias de salmonela en productos de maní procedentes de la planta de procesamiento de la compañía, ubicada en Georgia, lo cual resultó en 700 personas enfermas y nueve personas muertas.

Ellos fueron los primeros ejecutivos de la empresa de alimentos en ser condenados por delitos graves relacionados con violaciones a la seguridad alimentaria de Estados Unidos. Los hermanos Parnell aguardan sentencia, pero podrían pasar el resto de sus vidas en prisión.

También te puede interesar este artículo: ¿Cuantos megabytes puede almacenar el cerebro humano?

Y este mes, un juez de Iowa envió un duro mensaje a los productores de alimentos cuando sentenció a Austin "Jack" DeCoster y a su hijo, Peter DeCoster, a tres meses de cárcel y un año de libertad condicional (además de imponerles multas por un total de 7 millones de dólares a esos hombres y a su compañía, Quality Egg, quienes tenían granjas en Iowa y Maine) por introducir alimentos adulterados en el comercio interestatal. En 2010, la compañía retiró más de 500 millones de huevos luego de un brote de salmonela que enfermó a 2.000 personas.

Sin embargo, más allá del espectro de antecedentes penales, del tiempo en la cárcel y las grandes multas, el costo de los vastos retiros —en términos económicos y daños duraderos para la reputación de una marca— pueden provocar que los productores mejoren sus acciones de seguridad alimentaria.

Bill Marler, abogado de la firma Marler Clark de Seattle, quien se especializa en litigar en nombre de las víctimas de intoxicación alimentaria, me dijo que la actual serie de retiros de productos le recuerdan la década de 1990, cuando los productores de carne molida de res se vieron obligados a renovar sus prácticas de saneamiento luego de una serie de intoxicaciones a causa de la bacteria Escherichia coli.

Hoy en día, ya no nos preocupamos mucho por carne contaminada por E. coli. Con las precauciones adecuadas, lo mismo podría decirse de los helados, el hummus y otros productos contaminados con Listeria.

El helado Blue Bell retiró voluntariamente todos sus productos fabricados en todas sus instalaciones, dijo la compañía en un comunicado de prensa del 20 de abril. Los productos, que incluyen helados, yogur helado, sorbetes y otras delicias congeladas, posiblemente están contaminados con listeria, la cual puede causar infecciones graves.

Sabra Dipping Co. está retirando del mercado 30.000 cajas de hummus debido a una posible contaminación con Listeria, según informó la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos el miércoles 8 de abril.

La compañía de alimentos orgánicos Amy's Kitchen retiró casi 74.000 cajas de sus productos debido a una posible contaminación por Listeria.

El 17 de marzo de 2015, Kraft ordenó un retiro debido a preocupaciones por piezas de metal en las cajas de Macaroni & Cheese. El retiro afecta aproximadamente 242.000 cajas.

Los ingredientes no declarados son una causa común de los muchos retiros que se efectúan cada año; los últimos retiros fueron de maní con comino en polvo.

Se ha encontrado salmonela en productos secos en toda la tienda de comestibles. Más recientemente, Trader Joe's está retirando las nueces y un proveedor de Whole Foods está retirando el ajo en polvo debido a las bacterias. Los CDC estiman que 1,2 millones personas por año se enferman a causa de salmonela, incluyendo 19.000 hospitalizaciones.

Los brotes pueden albergar una gran cantidad de enfermedades transmitidas por alimentos. En el verano de 2014, 19 personas fueron infectadas con E. coli luego de comer brotes crudos de un productor de Washington. Casi la mitad fueron hospitalizadas.

Tres marcas de manzanas acarameladas empacadas ​​fueron retiradas del mercado en noviembre y diciembre del 2014, luego de que 35 personas se enfermaran en 12 estados.

A: P