UBS acaba de realizar un estudio entre más de 2.000 millonarios en el que se intenta dilucidar cuáles son sus aspiraciones. Uno de los resultados más claros es que los más pudientes no saben quitar el pie del acelerador y que continúan trabajando aunque sepan que no necesitan hacerlo.

De acuerdo con las conclusiones de este estudio, una de las motivaciones para seguir atrapados en las rutinas laborales es, entre otras, la necesidad de asegurarse su seguridad financiera. En esta encuesta sólo han participado individuos con un patrimonio de, al menos, un millón de dólares.

Afirman los autores del informe que los millonarios continúan trabajando para conseguir más dinero, aunque el 52% asegura que están estancados en un círculo vicioso que no les permite bajar el ritmo.

Alrededor de un 58% asegura de que necesitan seguir trabajando porque con el paso del tiempo sus expectativas y su estilo de vida se ha incrementado en los últimos 10 años.

Otra de las características de los encuestados es que en su mayoría aseguran que han tenido que trabajar muy duro y que eso les permite valorar su estilo de vida. Sin embargo, los propios autores del informe aseguran que para estos individuos "nunca parecen tener suficiente".

Entre las características de estos individuos destaca la de que la mayor parte de ellos se sigue considerando clase medio. Apuntan en la entidad que eso ocurre porque alrededor de un 42% de ellos han crecido en ese entorno; el 23% de ellos proceden de clase trabajadora o pobre y sólo un 23% ya eran ricos de cuna. De hecho, no es la única estadística que muestra que muy pocos de ellos se consideran ricos, o de clase alta.

También te puede interesar este artículo: 5 multimillonarios que lo perdieron todo y volvieron a ganar

Escalera social

Quizá el no creerse ricos no les permite tener la confianza en su capacidad para mantener su patrimonio. Sólo están muy seguros algo menos de la mitad de los individuos con una riqueza de entre 1 millón y 5 millones de dólares. Es más, alrededor de un tercio de individuos con más de 5 millones de dólares creen que no tienen lo suficiente como para hacer frente a un problema financiero.

Es más, los ricos que tienen hijos en casa son los más inseguros. Alrededor de un 62% de personas de estas características con entre 1 y 5 millones de patrimonio cree que una equivocación financiera podría pasar factura en su estilo de vida.

Entre los más inseguros de todos, asegura esta encuesta, se encuentran los ricos que forman parte de la generación más conocida como del milenio, o "milennials".

A: P