El expresidente de Uruguay José "Pepe" Mujica presentó este domingo en la capital argentina una biografía que lo describe como "la oveja negra" de la política, ante una multitud que lo aplaudió de pie en la 41º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

"No tengo la culpa de ser distinto, de ser raro", dijo Mujica en un discurso de casi una hora en el que denunció la corrupción política, el consumismo y la indiferencia frente al sufrimiento humano en lo que llamó "la gran crisis política mundial".

El exmandatario (2010-2015) que cumplirá 80 años el 20 de este mes, ingresó a una colmada sala de la exposición entre vítores, cánticos y aplausos como una estrella de rock, aunque no por ello movió un ápice el gesto parco que lo caracteriza.

Conocido por su forma austera de vida, hizo un ferviente llamado contra el consumismo y aseguró que "la felicidad humana es el valor principal a conseguir", al criticar a los que "enajenan su libertad" por fines materialistas y viven "para pagar cuotita tras cuotita".

El actual senador, un exguerrillero que pasó más de una década en prisión, justificó su desapego material por su "amor incondicional a la libertad".

"Hago apología de la libertad. Es mi filosofía, la filosofía de la oveja negra, soy consciente de que muchos de ustedes me aplauden pero no me dan pelota" (no me hacen caso), dijo entre muchas frases festejadas de un discurso con tono filosófico en el que también hubo lugar para la autocrítica.

Mujica se dijo parte de una "generación que creyó que cambiando las reglas de producción íbamos hacia un mundo mejor. Error", dijo, al considerar que "la ética y la moral es lo que tienen que orientar y constreñir los egoísmos humanos".

También te puede interesar este artículo: Martín Moreno desnuda a los sindicatos a través de libro

"A pesar de todo creo en la criatura humana que es capaz no sólo de mejorar el mundo sino de mejorarse a sí mismo, de pronto me equivoco pero déjenme morir con utopías", afirmó.

El libro "Una oveja negra al poder", escrito por dos periodistas uruguayos en base a entrevistas con el expresidente, se agotó en apenas unas horas en el puesto de la feria donde Mujica firmó ejemplares ante una fila interminable.

De lengua filosa, el exmandatario admitió que no terminó de leer la obra "porque está escrita por periodistas y el periodismo contemporáneo es experto en entretener a la gente, más que informar".

Consultado por discusiones con la presidenta argentina, Cristina Kirchner, reveladas en el libro, Mujica no las desmintió pero dijo sentir "un íntimo respeto" por la mandataria, a la vez que denunció un "soterrado machismo" en los países del Cono Sur.

"Es como si no pudiéramos aceptar que las mujeres gobiernen", dijo Mujica, casado con la senadora Lucía Topolansky, en campaña por la alcaldía de la capital uruguaya.

A: P