Se trata de una técnica particular que se puede aplicar en todos los aspectos de la vida pero que si logra adaptarlo para sus finanzas, puede resultarle muy útil.

La programación neurolingüística “es un conjunto de herramientas que enseñan cómo “quitar o ingresar” programas al hemisferio derecho (responsable de nuestro comportamiento) para obtener resultados asertivos”, explicó Carlos Maldonado, director de CUME, empresa dedicada a procesos de formación.
Se trata de una forma de comunicación distinta en la que la idea es que las personas logren una mayor conciencia de sus pensamientos y “tiene que ver con los procesos que utilizamos para crear unarepresentación interna (nuestra experiencia) del mundo exterior, de la ‘realidad’, a través del lenguaje y nuestra neurología”, explican los expertos Steve Bavister y Amanda Vickers, en su libro sobre este campo.
¿Cómo funciona?
Según el experto Maldonado, el cerebro opera igual que un computador, que está lleno de programas: si son “piratas”, lo más probable es que el computador no funcione adecuadamente; pero si tiene los mejores programas del mercado, funcionará de la mejor manera. 
“En el cerebro pasa lo mismo: si los programas (creencias) que una persona tiene no son los adecuados, con seguridad los resultados que esa persona tenga tampoco lo serán. Cualquier persona en cualquier momento está en capacidad de suprimir o ingresar esos programas a su cerebro de acuerdo a sus necesidades”, señaló el experto.
Esto es cambiar la forma de pensar al respecto. Una de las técnicas son los “anclajes”, que son la forma de relacionar algunos aspectos sensoriales y mentales con algún recuerdo, pensamiento o meta específica. “Se trata de generar un contexto para que las cosas pasen y los resultados que usted quiera, ocurran”, dice el experto Marcelo Vinzón, consultor de programación neurolingüística.
¿Y en el dinero?
En cuanto al dinero, el experto Maldonado explica que los resultados económicos de cualquier individuo, a cualquier nivel, están asociados a dos factores que pocos verifican: la capacidad que tiene la persona de servir incondicionalmente y el nivel de confiabilidad de la persona para sí mismo y para otros. 
“Infortunadamente, muchas creencias al respecto quitan estos conceptos como el ejemplo cuando dicen que el dinero corrompe,por lo que se relaciona que tener mucho dinero es malo o que el dinero nunca alcanza” continuó Maldonado.
“Un consejo muy oportuno: el dinero es el medio que utiliza el universo para recompensar tu capacidad de servir”, añadió.
Incluso una de las oportunidades que también brinda esto es que puede impactar a su pareja o familia, una vez logre “cambiar el chip” al respecto. Como dice Maldonado, “por lo tanto si yo tengo creencias diferentes frente al dinero y por ende resultados diferentes, seguramente esa misma respuesta tendré de mi núcleo familiar”. 

 

También te puede interesar este artículo: Diez consejos para salir de una crisis financiera en el hogar

A:I