Durante mucho tiempo se ha creído que las grasas son nuestras enemigas a la hora de adelgazar, aunque en realidad, si lo pensamos bien son parte importante de cada célula de nuestro organismo, por lo cual deberemos considerarlas imprescindibles en cualquier dieta. Hay que elegir una dieta que contenga una pequeña dosis de grasa por su valor calórico, aunque hay que tener en cuenta que no todas las grasas son iguales y que deberemos elegir siempre aquellas que son beneficiosas y saludables para nuestro organismo.

¿Qué alimentos contienen grasas saludables?

•    pescado azules: Salmón, caballa, arenque, atún, sardina, boquerón, trucha marina, salmonete, cazón, pez espada, rodaballo.
•    aceites de oliva virgen extra
•    aceite virgen extra de coco
•    aguacates
•    las incluidas en los frutos secos entre otras: nueces, avellanas, almendras,…

Beneficios de incluir en tu dieta grasas saludables:

Importante para el buen funcionamiento del organismo, la grasa saludable, en dosis adecuadas se convierte en un aliado a la hora de adelgazar. Sus beneficios más importantes son:
•    Proporciona energía constante: Tan importante a la hora de realizar una dieta es mantener constante nuestra energía evitando sentir un bajón de energía brusco, que nos puede llevar a buscar con ansía alimentos refinados o con alto contenido en azúcar  como pasta blanca, bollería industrial, pizzas,…
•    Efecto anti-inflamatorio: Nos previene de padecer enfermedades cardiovasculares y enfermedades relacionadas con las articulaciones.
•    Fuente de Omega-3, Omega-6 Y Omega-9: Importantes para mantener nuestro corazón fuerte y prevenir problemas relacionados con diabetes y derrames cerebrales.
•    Imprescindibles en la asimilación de ciertas vitaminas: Hay que tener en cuenta que algunas de las vitaminas más importantes para el correcto funcionamiento del organismo son liposolubles, es decir, están disueltas en la grasa, se trata de la vitaminas E, A, K y D. Sin esa grasa necesaria no podríamos acceder a ellas.
•    Poder saciante: Importante en dietas de adelgazamiento, ingerir por ejemplo unos frutos secos o un trozo de aguacate nos sacia y nos quita el hambre.
•    Disminuye la ansiedad: Comer este tipo de grasas nos ayuda a mantener unos niveles equilibrados de azúcar en sangre algo directamente relacionado con la reducción de la ansiedad.
•    Adelgazante: Cuando tenemos  el azúcar en sangre regulado, y empieza a disminuir segregamos glucagon, una hormona pancreática que actúa disminuyendo la sensación de hambre y ayuda a liberar glucosa almacenada cuando el organismo reclama energía. También activa la lipasa, una enzima de las  células adiposas,  que aumenta la disponibilidad de ácidos grasos para su consumo energético, es decir nos ayuda a quemar grasas.

También te puede interesar este artículo: 7 consejos para evitar el cáncer o detectarlo a tiempo

Grasas a reducir o evitar al máximo

No todo el monte es orégano. Hay grasas que son perjudiciales para la salud sobretodo de nuestro sistema cardiovascular y de nuestro hígado. Es importante reducir o limitar al máximo el consumo de grasas de origen animal, grasas trans, las grasas rancias, los aceites refinados, y todos los productos elaborados con ellas, como la dañina bollería industrial.
Para finalizar, podemos decir que no solo es recomendable sino que además una buenísima idea incluir en la dieta una porción de grasa saludable. Es un elemento imprescindible para mantener al organismo en un estado óptimo y el aporte que nos proporciona de energía diaria es constante, y nos aleja de los temidos altibajos, saciándonos y quitándonos el apetito.

 


A:I