Al precio de dos pintas de cerveza en Londres, boletos de metro para 15 días en Ciudad de México o unos cinco kilos de arroz en Argentina, podría ser tuya una computadora.

Eso es, al menos, lo que promete la empresa californiana Next Thing Co., creadora de C.H.I.P., la computadora de 60 x 40 milímetros que pretende vender a US$9.

A pesar de tener el tamaño de una tarjeta de crédito, sus características la convierten en una computadora en toda regla: con un procesador de 1GHz, 512MB de memoria RAM y 4GB de almacenamiento.

El pequeño dispositivo cuenta con un puerto USB y otro mini USB, por lo que se puede conectar a pantallas y computadoras convencionales de forma simple. Y tiene salida de video.


Inalámbrico y portátil

"Como aplicación lista para usarse, C.H.I.P. se puede conectar para video. Así que puedes usar un televisor viejo o una pequeña pantalla que tengas", cuenta Dabe Rauchwerg, miembro de Next Thing Co., en un video para Make, un medio digital especializado en nuevas tecnologías.

Además, su conectividad wifi y Bluetooth integrada de serie posibilita su uso casi totalmente inalámbrico.

Aunque sus críticos más escépticos señalan que con ese procesador y esa memoria no será posible trabajar con ella desde un escritorio al uso.

Sin embargo, también se convierte en una computadora portátil tras insertarla en PocketC.H.I.P., un accesorio diseñado por la misma compañía y que se venderá por US$49.

Éste cuenta con una pantalla táctil de 4,3 pulgadas y 470 x 272 píxeles de resolución, un miniteclado y una minibatería de 3.000 mAH que aseguran que ofrece una autonomía de 5 horas.

El ensamblaje recuerda al teléfono inteligente BlackBerry Passport.

Recogida de fondos

El invento aún no ha salido al mercado, aunque sus desarrolladores esperan ponerlo a la venta a principios de 2016.

Tiene el tamaño de una tarjeta de crédito. © BBC Mundo Tiene el tamaño de una tarjeta de crédito.

Con ese objetivo, lanzaron una campaña de recogida de fondos en la plataforma Kickstarter.

Hasta el momento recaudaron US$645.000, y la compañía señala que le faltan US$50.000 para alcanzar su objetivo.

También te puede interesar este artículo: ¿Unos árboles ‘come carbono’ revertirán el cambio climático?

Las 13.000 personas que apoyaron ya la iniciativa recibirán un C.H.I.P. en su casa, y quienes pusieron más dinero también obtendrán la carcasa, PocketC.H.I.P.

De ellos, además del aporte económico, la compañía espera que le ayuden a terminar de desarrollar el producto.

Y es que el dispositivo se ejecuta en software libre: el sistema operativo Debian GNU/Linux.
Competidor

Sin embargo, C.H.I.P no será la primera minicomputadora en salir a la venta

Y cuando por fin lo haga, su principal competidor será el Raspberry Pi, líder absoluto del mercado de las miniPC a día de hoy.

A pesar de que la última versión del invento de Eben Upton, fundador de Raspberry Pi Foundation, tiene más memoria, más puertos USB, un procesador más potente, etcétera, no cuenta con conectividad wifi y Bluetooth.

Así que ésa sería la principal ventaja de la minicomputadora de Next Thing Co.

Eso, además del precio, ya que el Raspberry Pi cuesta US$35.

Eso sí, los expertos advierten que con US$9 sólo se podrá adquirir la versión más básica del dispositivo.

En esa línea, el especialista Gareth Halfacree escribió en el medio digital Bit-Tech que los creadores de C.H.I.P. sacrificaron "unas cuantas características" en su deseo de hacer una computadora más pequeña y barata.

Según él, reforzarla para que sus capacidades gráficas alcancen las del Raspberry Pi la igualará a éste en costos.

Pero, sea como sea, será una computadora al precio de unos tragos.

a.m