(CNN) - El padre Douglas Bazi, párroco de la iglesia de San Elías en Erbil (Iraq), ha sido testigo de un milagro: dice que rezando el rosario se salvó de ser asesinado por el grupo terrorista ISIS, que lo tuvo secuestrado por nueve días.

El sacerdote iraquí relató a la agencia de noticias ACI que luego de salir de oficiar la misa y de camino hacia su casa, dos vehículos lo interceptaron y se lo llevaron. Luego lo encerraron durante nueve días, tiempo en el que sufrió torturas por parte de sus captores.

“Sangraba muchísimo porque me habían dado muchos golpes en la cara con un martillo y con las rodillas”, relató el sacerdote a ACI.

El padre dijo que “rezó los mejores rosarios de su vida” con ayuda de los eslabones que tenía atados a su cuello, que le sirvieron para seguir los rezos. Durante su cautiverio de nueve días no comió ni bebió nada.

“Mi primer pensamiento fue ‘este es mi fin, me van a matar’”, dijo el párroco iraquí y añadió que le sorprendía continuar con vida.

Más ataques

También te puede interesar este artículo: Las insólitas exigencias de Messi a los organizadores de la Copa América

El secuestro que vivió el padre Bazi no es el primer ataque que sufre por parte del grupo islámico. Según relató, grupos radicales ya han lanzado morteros contra su iglesia, pusieron una bomba en el templo e incluso lo hirieron de un tiro en una pierna.

Bazi pide que el mundo no se olvide de los cristianos y proteja a esta minoría religiosa en Medio Oriente que ha sido atacada históricamente y ha provocado desplazamientos forzados de los creyentes.

El sacerdote pide más escuelas, más educación para poder llevar el progreso a través de las oportunidades para los más jóvenes, a pesar de que los grupos radicales “no acepten ningún grupo educado”, relató.

“Nosotros estamos orgullosos de ser iraquíes y también de nuestra fe aunque Iraq no esté orgulloso de que seamos parte del país”, dice el párroco que milagrosamente sobrevivió a uno de los grupos extremistas más violentos del mundo.

A: P