Este sábado 28 de marzo, a las 20:30h, se apagarán las luces de manera simbólica y tendremos una oportunidad para reflexionar sobre el planeta. ¡Que no se quede sólo en eso!

Desde 2007, el  Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) nos invita formar parte de un apagón eléctrico voluntario: la Hora del Planeta. Las ciudades participantes entran en una ola de oscuridad, dependiendo cada uso horario. Más allá de ahorra luz, esos 60 minutos nos invitan a reflexionar sobre la necesidad de adoptar medidas frente al cambio climático y las emisiones contaminantes.

Algunas ciudades realizan grandes eventos entorno a la Hora del Planeta. Rodadas nocturnas, conciertos de campanas, danza y música, encendido de velas, liberación de globos de cantoya. Y ¿dónde queda la reflexión?
Para el año pasado les propuse algunas actividades para esos 60 minutos, entre las cuales destaca generar una intención para cuidar al planeta, siendo conscientes de nuestro impacto ambiental, cómo contribuye al cambio climático y cómo afecta a la humanidad.

Este momento de reflexión nos permite trazar acciones específicas para combatir el cambio climático, mismas que podemos realizar a lo largo del año. Como si fuera año nuevo, tenemos la oportunidad de plantear (o replantear) nuestros compromisos verdes.

En esos 60 minutos, saquemos una hoja de papel y una pluma, escribamos nuestros compromisos con el planeta. Tengamos la hoja a la mano como recordatorio. A lo largo del año podemos hacer una revisión, registrar avances, replantear compromisos, adoptar nuevos hábitos, compartir nuestra experiencia con amigos y familiares — sin imponer, más bien, mostrando los beneficios.

También te puede interesar este artículo: El Gobierno eleva a 51 las víctimas españolas en el accidente de avión de los Alpes

Hagamos todo lo posible por respetar nuestra Madre Tierra, en pensamientos, palabras y, sobre todo, acciones. Busquemos información actualizada sobre cambio climático y cómo lo podemos frenar con pequeñas acciones, creemos una consciencia colectiva.

Seamos coherentes con lo que creemos, seamos disciplinados de manera consciente. Seamos observadores responsables, de esos que pasan a la acción, que denuncian, que eligen las mejores opciones de compra. Seamos el ejemplo para nuestras familias, nuestros vecinos, nuestra comunidad. Pasemos de las palabras a las acciones.
Antes de la Hora del Planeta, prepárate leyendo algunos textos, viendo documentales sobre cambio climático e impacto ambiental  y tracemos un plan de acción. Hagamos que esos 60 minutos valgan la pena.

A:I