BUENOS AIRES (CNN Español) - El mate es la bebida preferida de la cuenca del Paraná. Los guaraníes lo consumieron como infusión durante siglos, antes de la llegada de los españoles. Pero una serie de informes que datan de 1991 hasta estos días, sugieren que sería causal de cáncer.

Sin embargo, esta bebida popular es más fuerte que cualquier controversia. Así lo es para Domingo Grazioso, quien no recuerda la vida sin mate.

“Yo tengo 76 años y toda la vida tomé mate, tomando mate no tomo vino, me corta la sed”, dijo Grazioso a CNN.

A su edad, sabe combinar dos de sus gustos, la pesca y la verde infusión que los antiguos guaraníes presentaron a los inmigrantes españoles hace siglos.

Grazioso consume su líquido en la ribera oeste del Río de la Plata. Como él, los argentinos promedian unos 6,7 kilos per cápita anuales. Al otro lado del río, Uruguay ostenta un consumo de 7,8 kilos, según cifras del Ministerio de Agricultura pampeano.

Con los años, distintas investigaciones científicas han apuntado potenciales riesgos a la salud. Un informe de la Organización Mundial de la Salud de 1991 resaltó que consumidores masculinos de más de un litro de la bebida por día tienen cinco veces más probabilidad de contraer cáncer de esófago. Esta tendencia es más marcada en mujeres.

Intentos de CNN por comunicarse con la delegación local de la OMS para actualizar estos datos fueron infructuosos.

El mate también tiene hidrocarburos aromáticos, igual que el tabaco y la carne asada, según un estudio de la Clínica Mayo. Esto lo haría cancerígeno.

El Instituto de Oncología Angel Roffo también advierte en un informe sobre químicos que se suman durante el proceso industrial de las hojas.

Todos los trabajos coinciden que estos riesgos se maximizan cuando se consume más de un litro diario de esta bebida.

También te puede interesar este artículo: LO QUE NO SABÍAS DE TU EXCELENTE CUERPO HUMANO

Sin embargo, no hay que consumir mucho para generar otro riesgo no directamente ligado a lo químico.

“El estímulo por la temperatura del agua y el calor: hay mayor incidencia de cáncer de labio, del cáncer de tracto digestivo superior y de esófago”, analizó Ernesto Crescenti, médico oncólogo y director del Instituto de Inmunooncología.

Según este especialista, la temperatura del agua, independientemente de qué infusión se consuma, es un riesgo. La irritación que ésta genera puede llevar al desarrollo de enfermedades degenerativas.

Sin embargo, esta costumbre también tiene sus defensores y la cultura local la popularizó como un remedio casero.

“El mate para mí es diurético, es muy diurético, el 90% de todas las personas de mi edad (…) te van a decir que es bueno para nosotros”, expresó José Enrique González, un jubilado de 67 años.

Un compañero de González agregó otro supuesto beneficio:

“Vos vas a un asado, por ejemplo, comés, chupás [bebes alcohol] (…) y te sentís mal”, relató Juan Carlos Rueda, “te tomás unos buenos mates amargos y se te pasa todo, te despeja la cabeza”.

A: P