Una buena comida entra siempre por los ojos. Y también debe hacerlo, como es evidente, por la boca. Pero debes saber que no todos los alimentos son buenos para tus dientes. De hecho, hay unos que deberías evitar por todos los medios si tienes problemas de caries o de encías. Así pues, échale un vistazo a la lista elaborada por Plénido Quality Dental Group, en la recogen los 4 alimentos más dañinos para tus dientes:

1) Frutas y verduras

A pesar de sus grandes propiedades nutritivas, no todas las frutas y verduras son igual de buenas para nuestra dentadura. La granada, la remolacha o los arándanos son beneficiosos en un sentido, pero en lo que a nuestros dientes se refiere no lo son tanto. Estas frutas y verduras, de color oscuro, tienden a manchar el esmalte de nuestros dientes. Si sueles comer estas frutas habitualmente, te recomendamos que te laves la boca con agua después de hacerlo.

2) Sopa

Las temperaturas extremas no son agradables para nuestra boca. Es importante no tomar alimentos demasiado calientes ya que los cambios de temperatura bruscos debilitan nuestra dentadura, haciendo que tienda a mancharse más con otros alimentos.

3) Carne de caza

También te puede interesar este artículo: Niño expulsado de un pueblo chino por tener VIH es acogido por una escuela

Si bien para la mayoría de la gente es recomendable consumir carnes de caza - como el jabalí, el corzo, la perdiz o el conejo – no todo el mundo debe hacerlo. La gente con problemas de encías debe limitar el consumo de este tipo de carnes ya que, al ser carnes muy fibrosas, son más complicadas de masticar.

4) Vino

Mientras que en los meses estivales solemos decantarnos por bebidas más refrescantes, en otoño volvemos al vino y al café.  El vino tinto contiene taninos, unas sustancias que tienden a secar la boca y hacer que los dientes queden más "pegajosos". Tanto el vino tinto como el blanco contienen un ácido erosivo que ocasiona que las manchas de otros alimentos y bebidas se instalen más profundamente en los dientes. Por su parte, las manchas que deja el café en los dientes son de las más difíciles de eliminar.

A. P