Es el Boyhood del selfie. Recordemos: el director Richard Linklater rodó su película durante 12 años, con un sorprendente resultado: el espectador ve la evolución física del protagonista, Ellar Coltrane, que empezó siendo un crío de ocho años y acabó como un joven de 20. Ahora ha repetido la jugada el fotógrafo estadounidense Johnathan Keller. Nada menos que 16 años ha estado haciéndose un selfie diario. O sea: un autorretrato. Empezó cuando tenía 22 años y lo ha acabado con 38. En total, 5.840 imágenes. Ahora, el artista ha subido el resultado a YouTube.

“Empecé este proyecto después de una discusión con mi novia. Ella me echó en cara que me comprase una cámara digital [Nikon CoolPix 900]. Me preguntaba constantemente por qué me la había comprado y para qué la quería. Así que empecé a hacerme los selfie”, señala en su web Keller. Afirma que el proyecto le interesa para apreciar la evolución del rostro. Las imágenes están tomadas siempre con la misma expresión.

También te puede interesar este artículo: La niña que escaló un precipicio para salvar a su familia

A lo largo del vídeo, que se llama Living my life faster (Viviendo mi vida deprisa) y que dura tres minutos y 17 segundos, se ve la evolución de Keller: pelo corto, con gafas, con gomina, media melena, sin gafas, con bigote, rapado, con perilla, gafas de pasta, peinado a raya, con melena y coleta… El pequeño documental, lo advertimos, puede provocar mareo. ¿Ya terminó su proyecto Keller? Ni mucho menos. “Seguiré hasta que me muera”, sentencia. De momento no ha desvelado si, después de 16 años, continúa con la misma pareja que le inspiró esta titánica idea.

A: p