(CNN) - Richard Norris, tiene 39 años, y había quedado con el rostro desfigurado tras recibir un disparo en la cara que en 1997 casi le costó la vida.

En 2012, el hombre fue sometido a un trasplante total de rostro. La operación duró 36 horas y demandó el trabajo de 150 médicos.

El programa 60 Minutos Australia promovió un encuentro entre Norris y la familia Aversano, cuyo hijo murió en 2012, y fue el donante del rostro.

Su transformación le dio la vuelta al mundo, convirtiendo este trasplante en el más complejo del mundo. Este peculiar reencuentro será transmitido por el programa de televisión este domingo 31 de mayo.

Por primera vez, Rebekah pudo tocar nuevamente la cara de su hermano fallecido, pero en el cuerpo de otro hombre.

“¿Te molesta si la toco?”, le preguntó Rebekah a Richard cuando lo vio por primera vez”.

También te puede interesar este artículo: Un lago de lava reaparece en el volcán Villarrica en el sur de Chile

“Esta es la cara con la que crecí”, fueron las primeras palabras de Rebekah al tocar el rosto de su hermano, sin apartale la mirada ni un segundo.

Joshua Aversano falleció en 2012 tras ser atropellado por una camioneta. Luego de esta tragedia, su familia decidió donar su rostro y sus órganos.

Norris y la familia Aversano mantienen un vínculo afectuoso y periódicamente se comunican telefónicamente, según 90 Minutos.

A: P