La australiana de 18 años ha perdido 18 kilos y posa delante de las cámaras con estilo y glamour

En los últimos años, el concepto de belleza está dando un giró. Primero surgió el movimiento curvies. Mujeres reales y con curvas que desfilan por medio mundo mostrando que la belleza femenina es más, mucho más, que la de las modelos estilizadas y exentas de volúmenes que deambulan por las pasarelas. A esto ha seguido otra corriente; la de las modelos con discapacidad que protagonizan grandes campañas para las mejores marcas del mundo. Y un tercer escalón es el de las modelos con síndrome de down, cuyo principal exponente es Madeline Stuart.

 Madeline es una joven de 18 años que ha puesto sobre el tapete fashion su tesón, positivismo, esfuerzo, constancia y determinación para hacer ver al mundo que el síndrome de down no incapacita para poder llegar a convertirse modelo.

Stuart ha perdido 18 kilos para estar en forma. Además, sin ningún rubor, quiere que la gente sepa que su condición genética es una "bendición". Prueba de ello ha sido la seguridad y el glamour con el que ha posado delante de las cámaras en unas imágenes que ha colgado en su Facebook.

También te puede interesar este artículo: Los médicos retiran 420 piedras del riñón de un paciente

A Madeline, que también tiene una lesión coronaria, le encanta bailar, la gimnasia, el baloncesto y ser animadora. Con el apoyo de su madre Rosanne está decidida a entrar en la industria de la moda. Ahora está buscando una agencia de modelos que le de un impulso a su carrera. Su madre ha dicho al respecto que "las personas con síndrome de down tienen su propio ritmo para hacer las cosas. Dales una oportunidad y tendrás más de lo que esperas... Creo que es tiempo de que se den cuenta de que las personas con síndrome de down pueden ser sexys y hermosas. Eso se debe celebrar".

A: P