A estas alturas del partido, hablar del revival de los años noventa es casi un tópico: vuelve la música, el cine, la moda subcultural, el hip hop e incluso el maximalismo pop. Vuelve incluso Björk. Pero lo que no esperábamos es que el 2015 insuflase nuevos aires a avances tecnológicos que durante años han quedado disimulados por una fiebre vintage y falsamente analógica poco disimulada. Sin embargo, aquí están: cinco innovaciones técnicas que siguen siendo igual de relevantes.

Las cámaras de aire

Creadas por Reebok en 1989, las cámaras de aire (The Pump, para los adictos a las sneakers) supusieron una innovación sin precedentes y abrieron el camino a una nueva generación de zapatillas deportivas cómodas y aptas para públicos muy amplios. Hoy vuelven para adaptarse al Fitness contemporáneo, y lo hacen mediante el modelo Zpump Fusion, pensado para el running urbano y que cuenta con una cámara de aire que envuelve el pie mediante una capa de tejido de compresión ultraligero y sin costuras. Al mismo tiempo, el diseño es más sencillo, con sólo tres componentes, lo que la convierte en un tipo de calzado ligero que se adapta a cada pie.

Los relojes digitales

Fueron la locura de la década. El característico pitido de sus indomables alarmas (que nadie sabía muy bien cómo programar) constituyó la banda sonora necesaria de todo instituto que se preciara. Tras unos años en decadencia ante el empuje analógico de la relojería tradicional, vuelven como parte accesoria de los wearables más punteros, convertidos en una propiedad más de centrales multimedia en miniatura como este Samsung Gear 2 que incluye pulsómetro, podómetro y hacer llamadas, recibirlas, ver mensajes y escuchar música.

Los plumíferos

En los ochenta ya arrasaban, pero en los años noventa se volvieron más voluminosos, técnicos y aislantes. Ahora, marcas como la japonesa Uniqlo han construido un imperio a base de reinterpretarlos en materiales ultraligeros y fáciles de comprimir. Son igual de aislantes y efectivos que sus predecesores, pero más fáciles de transportar y tan finos que incluso se pueden llevar bajo la chaqueta.

También te puede interesar este artículo: Nueva tecnología de memoria de estado sólido para almacenamiento y menor consumo energetico

Windows 95

Si los dosmiles han supuesto la canonización tecnológica definitiva de Steve Jobs y Apple, los noventa fueron de Bill Gates y del primer sistema operativo abiertamente intuitivo. Windows 95 popularizó ideas como las carpetas, los iconos, los accesos directos y permitió que personas que no tenían ni idea de programación pudieran emplear un ordenador a diario. Hoy el círculo se cierra con tutoriales para instalarlo –versión hacker mediante– en tablets y smartphones. También mediante el revival nostálgico impulsado por los adeptos del post internet, que incluso han recreado versiones piratas tan sugerentes como el Windows 93 de los diseñadores Jankenpopp & Zombectro.

El loro

Sin llegar a los extremos del disco de vinilo, el casete protagoniza retornos episódicos al universo moderno. A fin de cuentas, las mixtapes que publican regularmente DJs y productores de todo el mundo no son más que una versión digital de aquellas cintas artesanales que encadenaban tema tras tema en forma de antología personal (y pelín pirata). En Urban Outfitters han decidido recuperar el concepto boombox (el loro de toda la vida) y, por una vez, la pletina no es de pega: reproduce casetes de verdad y, además, las convierte a formatos digitales.

A: p