Para comenzar, ¿Qué es el vino?

Es una bebida alcohólica producto de la fermentación del mosto de las uvas, los sabores y texturas de la bebida dependen del clima, latitud, altitud, luz y temperatura del lugar donde se produzca la uva. Para el cultivo de la uva se utiliza el 0.5 por ciento del total del suelo destinado a la producción agrícola en el mundo. Además de ser una bebida refrescante y deliciosa tiene ciertos beneficios sobre la salud, algunos de ellos son:

Promueve la longevidad

El diario de gerontología en 2007 publicó que los bebedores moderados de vino tienen una tasa de mortandad 34 por ciento más baja que los bebedores de cerveza o licores.

Reduce riesgos a sufrir un ataque cardiaco

Según un estudio de la universidad de Harvard, los bebedores moderados de vino tienen un 30 por ciento menos probabilidad de sufrir un ataque cardiaco.

Esta enfermedad crónica puede prevenirse con buena alimentación, ejercicio constante y un poco de vino, el Centro Médico Universitario de Ámsterdam en 2005, comprobó que el riesgo a desarrollarla es 30 por ciento menor cuando se trata de bebedores moderados de vino.

Previene el deterioro cerebral

La universidad de Columbia en 2006, declaró que la  función  del  cerebro disminuye  a un ritmo notablemente más rápido en los no bebedores que en los bebedores moderados.

También te puede interesar este artículo: ¿Piensas como un hombre o como una mujer? Las diferencias mentales

Reduce el riesgo  de cáncer de colon

En 2005, el diario americano de gastroenterología, declaró que el consumo moderado de vino tinto reduce el riesgo de cáncer de colon en un 45 por ciento.

Investigadores italianos afirman que el consumo de esta bebida, frena el crecimiento de  los estreptococos y bacterias que se vinculan con las caries y el mal olor bucal.

Crea hábitos saludables

Un estudio en el Diario Medico Británico,  reveló que los bebedores moderados de vino, cuidan más su dieta al consumir alimentos sanos, en  comparación con los bebedores de cerveza.

Complemento placentero

Si aún no te convencemos, la universidad de California comprueba que al degustarlo se liberan endorfinas en los dos hemisferios del cerebro, lo cual produce placer al beberlo.

A: P