Quien no arriesga, no gana. Una frase conocida por todos y que ha generado éxito en muchas ocasiones. Sin embargo, hay una cara B. También han sido muchos los que han caído derrotados frente al poderío de otro producto.

Zune trató de acabar con la hegemonía del iPod, aunque no corrió gran suerte. Pero este reproductor no fue el único.

Año 2006. Muchos fueron los que querían ver al robot de la marca Honda 'Asimo' ('Advanced Step in Innovative Mobility') en acción. Su presentación pasó a la historia, aunque no por la espectacularidad del proyecto, sino por ser una de las grandes desilusiones tecnológicas.

Mientras la presentadora del evento explicaba cómo, gracias a los sensores incorporados en sus piernas el robot podía mantener el equilibrio, 'Asimo' comenzó a subir por las escaleras con tan mala suerte de caer rodando hasta quedarse en el tumbado en el suelo. Los organizadores actuaron rápidamente para cubrir el cuerpo del robot, pero aquel momento quedará marcado para el recuerdo como uno de los fracasos más comentados del ámbito tecnológico.

Tras años de investigación, 'Asimo' ha conseguido mejorar notablemente sus primeros pasos, aunque todavía tiene fallos como su incapacidad para poder entender gestos humanos. Sin embargo Honda continúa mejorando su robot día a día para poder ayudar a personas de movilidad reducida.

Apple también se equivoca

Nada tiene que ver este fracaso con el que supuso Zune para Microsoft. Cinco años después del nacimiento del iPod, Microsoft quiso salir al mercado para pelear contra Apple y dominar el sector de los reproductores musicales en todo el mundo. Zune nació en 2007. En 2011 tuvo que decir adiós.

Durante sus dos primeros años, el MP3 de Microsoft tan solo pudo controlar un 3% del mercado mundial de reproductores multimedia, por lo que nada pudo hacer frente al todopoderoso iPod. Pese a que aquel dispositivo mostró ser un producto competente e, incluso, mejor en varios aspectos que sus competidores, el iPod no le dio ni una oportunidad de competir en el mercado.

Pero no todo lo creado por la compañía de Steve Jobs ha saboreado la gloria. El ejemplo más claro de ello es el Apple Newton. Este dispositivo contaba con un sistema operativo que controlaba los que serían los primeros asistentes digitales personales (PDA) de Apple, los Message Pads, considerados como uno de los grandes fracasos de la empresa de la manzana.

El MessagePad, uno de los primeros PDA con capacidad de reconocimiento de escritura, comenzó a comercializarse en el año 1993 pero, tan solo cinco años más tarde, en 1998, se retiró del mercado. Este dispositivo también contaba con un sistema de edición de texto, algo que lo hacía diferente al resto pero, ya sea por la publicidad que se le dio o por ser un producto adelantado a su tiempo, nunca llegó a ser exitoso.

También te puede interesar este artículo: 8 tecnologías de película que ya son una realidad

El que fuera CEO de Apple Computer John Sculley confesó que invirtieron 100 millones de dólares para desarrollar este producto. Dicha inversión no fue realizada en vano, ya que este fracaso sirvió para crear, varios años después los productos estrella de Apple, el iPhone y el iPad.

'Fails' en videojuegos

Las empresas de videojuegos también se equivocan. La todopoderosa Nintendo es una de esas compañías que, a pesar de acertar en innumerables ocasiones, también tiene borrones. Es el caso del Power Glove.

El Power Glove era un controlador que recreaba los movimientos de la mano sobre la pantalla de la televisión. En la actualidad, dispositivos como el Nunchuck (Nintendo), Kinect (Microsoft) o el PlayStation Move (Sony) han pulido un camino que abrió el Power Globe, considerado como uno de los grandes fracasos de Nintendo.

Este producto fue criticado por su imprecisión y por la dificultad de sus controles. La compañía japonesa sacó al mercado varios videojuegos creados especialmente para este dispositivo, aunque tampoco lograron tener éxito, por lo que el futuro no fue halagüeño para los primeros guantes que reconocían el movimiento del ser humano.

Respecto a juegos, Atari se lleva la palma en lo que a fracasos respecta. 'E.T el extraterrestre' (1982) fue una película que emocionó a todo el mundo y que logró fama mundial. Sin embargo, su videojuego, lanzado por la empresa para su consola Atari 2600 no gozó del mismo éxito.

Tal fue el desastre del videojuego que sus creadores decidieron enterrar millones de cartuchos sin vender en un vertedero situado en Nuevo México (EEUU). Tras más de 30 años enterrados, recientemente se ha desenterrado el cementerio de Atari, donde han encontrado, además de las millones de copias del juego de E.T, diversas consolas y cartuchos de otros videojuegos.

Para llegar al éxito hay que conocer primero el sabor de la derrota. Y todas estas empresas lo han hecho. ¿Qué hubiera sido del iPhone o del iPad de no ser por el fracaso del MessagePad? Es algo que nunca se sabrá, aunque ha quedado claro para todas las marcas que de los errores se aprende.

A: p