El imperio de los smartphones va viento en popa y a toda vela. Cada día sale al mercado un teléfono inteligente nuevo más potente, más rápido y con mayores prestaciones que el anterior. Ahora bien, ¿esto seguirá así en el futuro? Yo no lo creo

Son muchos los smartphones que salen cada semana al mercado. Dispositivos cada vez más planos y más fáciles de llevar. Sin embargo, no creo que este tipo de gadgets vaya a durar toda la vida. Hace poco, Steve Wozniak estuvo en Madrid en una visita relámpago y aprovecharon para preguntarle cómo veía el futuro de los smartphones. Nada más hacerlo, Wozniak se llevó la mano a la muñeca y comentó que él veía un futuro con un dispositivo plegable que se acoplara al antebrazo como una extensión artificial y que se desplegara cuando fuéramos a usarlo. No nombró para nada un iPhone con una cámara mejor o con más procesador.

Yo creo que el mercado de los smartphones está empezando a tocar techo. Ya hay teléfonos inteligentes capaces de funcionar bajo el agua, con cámaras de decenas de megapíxeles, capaces de trabajar con arquitecturas de 64bits, finos como la mitad del grosor de un lapicero y con velocidades de conexión de datos increíbles. Estos terminales podrán seguir su camino pero, más que evolucionar', seguirán mejorando lo ya existente: más planos, más píxeles, más batería…

Donde sí veo futuro es en el resto de cacharros que se comunican con los smartphones. Me explico: al cabo del día miramos cientos de veces el móvil en busca de las famosas notificaciones, y muchas veces, algunas ni nos interesan. Tenemos que sacar el móvil del bolsillo y eso me parece un atraso.

Relojes

Hace poco, Samsung se atrevió con su smartwatch y sacó al mercado este reloj que se sincroniza con nuestros móviles y que, aparte de funcionalidades como podómetro o reloj, tiene la de las notificaciones. Estoy convencido de que el smartwatch de Samsung fue más un reto tecnológico que un producto del que se quiera sacar grandes beneficios. También hay otros relojes como el Pebble, muy equipado y más económico que el de Samsung, o el de Toq de Qualcomm.

También te puede interesar este artículo: Latinoamérica, un mercado apetecido para las aplicaciones de internet en EE.UU

Este tipo de  relojes evitarán que tengamos que sacar constantemente el smartphone y desbloquearlo solo para leer un mensaje de texto o ver que tenemos un retuit. Los precios son, en general, muy altos todavía y la duración de las baterías muy bajas, por lo que veo que todavía queda camino por recorrer.

Anillos

Por último, los que se están convirtiendo en mis favoritos son los anillos. El SmartyRing terminó su ronda de financiación la semana pasada. Se espera que los primeros estén listos para abril del 2014. En este anillo inteligente podremos ver las notificaciones que recibimos, la hora, controlar la música, disparar una foto de forma remota, aceptar o rechazar llamadas entrantes, entre otras cosas. Se recarga de forma inalámbrica y es resistente al agua. Como decía la película, "un anillo para dominarlos a todos". Para mí, este tipo de gadgets son los que evolucionarán en un futuro y los que usaremos a diario.

A: P