Qué tienen en común un panadero, un taxista y un vendedor de calzado deportivo? Todos son emprendedores que transformaron una idea en un negocio de escala global. Alain Coumont, el panadero, fundador de Le Pain Quotidien; Russell Hall, el taxista, fundador de Hailo; y Marcio Kumruian, el vendedor de calzado deportivo, fundador de Netshoes, revelan sus secretos para conseguir el éxito más allá de su país de origen, en el marco de la última edición Experiencia Endeavor 2015.

Con el pan bajo el brazo

Coumont es belga y, a pesar de que su cadena de restaurantes suma 200 tiendas y factura $ 240 millones de dólares, no se considera un hombre de negocios. "Preparo la comida en casa, tengo una huerta orgánica y cuando visito alguno de los locales de Le Pain Quotidien (hay dos en Buenos Aires), me gusta colaborar con el kitchen manager del lugar", afirma quien para ganar escala tuvo que enfrentar años de trabajo, una situación asfixiante con el sistema financiero y crisis societarias.

La marca surgió en 1999 como un pequeño store de 33 m2. El primer día facturó $ 25 dólares; el segundo, $ 300; y, tras salir en un artículo periodístico, $ 2.000 dolares.

"Un día llego al local y me encuentro con una cola de 50 personas para entrar", recuerda Coumont. Pero, para describir el éxito que goza la marca belga, hay que volar a Nueva York en 2007.

"Un estadounidense que visitó mi país quería llevar la marca a Nueva York con un socio belga y acepté el desafío", confiesa el emprendedor.

"Pero todo salió mal, el socio desapareció y el inversor estadounidense no tenía dinero", relata. Entonces, Coumont decidió vender su primer local en Bruselas y apostar sus ahorros a la apertura en Nueva York.

"Significó mudarme a otro país pero fue una decisión acertada porque significó comenzar de cero con algo fresco y el negocio despegó. Primero, con otra apertura, al año, en Manhattan y luego en California", completa.

El viaje más largo

Su tarjeta personal lo presenta como Founder / Driver. Hall es un auténtico taxista británico que hasta 2010 pasaba gran parte del día cazando posibles viajeros.

También te puede interesar este artículo: Banco Económico: sepa cómo hicieron para pasar de las pymes a ser un "banco múltiple" en Bolivia

Una reunión con otros dos colegas y tres emprendedores techies dio vida, un año después, a Hailo, una app que utiliza la tecnología para que coincidan los taxistas con pasajeros en base a su disponibilidad y proximidad.

"A pesar de que Londres fue el foco, el concepto desde un principio fue pensado para que lo utilice cualquier taxista en el mundo porque es un servicio de fácil aplicación", asegura Hall, mientras ensaya un almuerzo en la Usina del Arte, donde se desarrolla la Experiencia Endeavor.

En esa sencillez radica la principal razón de la expansión de la firma que ya está presente en más de 20 ciudades, desde Nueva York a Osaka.

Entre las mayores dificultades de convertirse en un emprendedor, resalta el hecho de sacrificar tiempo con su familia y amigos, pero aconseja: "Nunca digas que no y cree siempre en tu idea", como los principales valores.

El trabajo duro, la planificación y la innovación son un modo de resumir la fórmula de Netshoes.

Los socios estratégicos y su raíz armenia son sus aditivos secretos. Pero antes de alcanzar el tamaño actual, con un catálogo online de 40.000 productos, pasaron muchas cosas en la historia de esta firma de e-commerce nacida en Brasil en 2000. Kumruian quería vender zapatos y poner en práctica lo que había aprendido durante los 10 años que trabajó en la cadena Clovis, en su país.

Allí conoció a un especialista en informática, que le enseñó casi todo lo que hoy sabe. Entró en Clovis a los 17 años para pagar sus estudios, sin saber que sería la base del mayor e-commerce deportivo de la región.

A: P