Aunque los esfuerzos de Curiosity están revelando cosas muy interesantes de Marte, apenas son el inicio para descubrir todos los secretos del Planeta Rojo. Por ejemplo, cuando miras las manchas azules que aparecen en esta foto que tomó la Agencia Espacial Europea, ¿qué piensas? Tal vez que la NASA nos ha mentido y que en verdad hay agua en estado líquido sobre la superficie marciana, o, probablemente, que se trata de una reacción química tan extravagante que pintó de un color contrastante el panorama anaranjado. La realidad es más simple, pero igual de impresionante.

De acuerdo con los investigadores europeos, lo que estás viendo en las imágenes es consecuencia del poderoso viento marciano, que equivale a un huracán de categoría 1 —no te preocupes, si vas de vacaciones para allá no pasa de viento a 119-153 km/h—. Al parecer las fuertes tormentas arrastran polvo de roca volcánica, dejando a su paso manchas que desde la órbita del planeta lucen como residuos de hielo o lagos a punto de secarse.

Esta simulación muestra una perspectiva más cercana del efecto del viento sobre la roca volcánica

También te puede interesar este artículo: 8 grandes consejos para ser exitoso en internet

Este descubrimiento es importante, porque ayuda a definir por adelantado cuáles las zonas menos afectadas por el viento y así, es más fácil elegir un lugar apropiado para instalar asentamientos humanos —cuando las misiones a Marte ya sean algo común, por ahí del 2030 como tanto promete la NASA—. La interrogante es cuánto tiempo tuvo que pasar para que se formara esa coloración oscura; los expertos creen que tal vez fue un proceso de varios cientos de años.