Desde el rapto de la novia hasta no defecar en varios días, pasando por casarse totalmente desnudos. Ritos y tradiciones que han perdurado hasta la actualidad y que, en algunos casos, pueden considerarse incluso un delito

Las Vegas, el lugar donde las bodas se celebran con disfraces de Elvis y donde los anillos se compran con el dinero ganado en un casino. Aunque se piense que nada puede arrebatarle la hegemonía a esta ciudad en cuanto a bodas extrañas, hay lugares en el mundo que superan con creces las excentricidades estadounidenses.
Sin defecar en tres días

La tribu Tidong (Indonesia) puede ser una de las que se lleven la palma en cuanto a originalidad. Si para ver la cara de la novia hay que cantarle una canción prenupcial, para que quede validada la unión deben esperar para ir al baño hasta tres días después de celebrarse la boda.

La propia familia de los novios prohíbe y hace guardias para que no hagan aguas mayores, de lo contrario el matrimonio estaría condenado al fracaso y los hijos nacerían enfermos. Además, si los novios no son puntuales, se les cobra una multa por los daños causados a la familia.

El rapto de la novia

A pesar de que el matrimonio debe ser consensuado por ambas partes, hay determinadas tradiciones y ritos que consideran que no es necesario que los dos miembros estén de acuerdo para celebrar la unión. En algunas comunidades romanís se produce el "rapto de la novia" (seguido de una boda 'express'). En la inmensa mayoría de países, esta práctica está considerada un delito.

Casarse con un perro

Desde la India llegan multitud de celebraciones matrimoniales insólitas, pero ninguna comparada a la de la exorcización perruna. Según la tribu Santhal, si el primer diente que sale en las niñas es en la parte superior de la boca, esto indica de manera premonitoria que será atacada por un tigre en su edad adulta.

También te puede interesar este artículo: 10 noticias insólitas del 2015 que parecían mentira y eran verdad

Para evitar la venganza de los seres malignos, hay que realizar un exorcismo. El rito se basa en casar a la niña con un perro para poder liberar su alma del demonio. La historia de la niña Karnamoni Handsa se dio a conocer a través de la BBC: su boda con un perro se realizó delante de más de un centenar de personas.

La dieta de la mantequilla

Muchas novias hacen la dieta de la alcachofa (o similares) antes de la boda. Pero en Mauritania se hinchan a mantequilla para celebrar la unión. La etnia bereber considera bellas a las mujeres obesas, y por ello muchas de las novias pasan un auténtico calvario comiendo al día dos kilos de harina de mijo, 20 litros de leche de camello y hasta dos tazas de mantequilla.

Hasta que el desamor os separe

Quizás el menos aberrante de los ritos vistos hasta ahora es la boda Wicca, un ritual pagano donde se puede prescindir de cualquier tipo de prenda. Además, los votos no se juran "hasta que la muerte separe a la pareja", sino "hasta que se acabe el amor entre ellos".

Para ello, cada siete años, la pareja debe pasar una especie de ITV para comprobar si el amor está sano o hay que hacer borrón y cuenta nueva.

A: p