Los doctores del hospital de Dongyang, una localidad situada en la provincia de Zhejiang debieron sudar la gota gorda al ver lo que tenía el señor He tenía alojado en sus riñones. Nada más y nada menos que 420 piedras, que colocadas en una bandeja de acero, más bien parecen sacadas del fondo de un río que del interior de un ser humano.

Según informa el periódico Qianjiang Evening Post, el paciente acudió al centro quejándose de un intenso dolor abdominal. Tras realizarle un escáner, el personal descubrió que en el riñón izquierdo del señor He había un enorme cúmulo de piedras. Según el doctor Wei Yubin, que realizó la extirpación, si hubiera tardado unos días más en pedir ayuda, casi seguro que habría perdido el órgano.

Una dieta rica en calcio y pobre en líquidos

Tras interrogar al hombre por su estilo de vida, los médicos señalan que el problema se encuentra en la dieta. “El señor He no para de comer tofu y apenas bebe agua. El tofu es un alimento rico en calcio, que no puede ser expulsado del cuerpo a menos que se beba la suficiente cantidad de agua”, explica doctor Wei Yubin.

También te puede interesar este artículo: Le niegan un refresco a una musulmana "porque podría usarlo como arma"

A pesar de que 420 piedras pueden parecer muchas, la cifra está lejos del récord del mundo de piedras en el riñón, que lo ostenta un paciente indio al que en 2009 retiraron 172.155 piedras. Una cantidad tan bestial que está en el Libro Guinness de los Récords.

A: P