Mientras nos preocupamos por los casos de difteria y sarampión que están apareciendo en occidente, en Corea del Sur y otros países asiáticos, el miedo va por una enfermedad infecciosa para la cual no hay vacuna. Se trata del MERS, una enfermedad causada por el coronavirus y que en los últimos meses ya afectó a más de 100 personas solo en Corea del Sur. Se contagió mediante fluidos corporales y ha puesto a miles de personas en cuarentena. Veamos qué necesitas saber al respecto.

Síndrome respiratorio de oriente medio

El MERS (síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio) es una enfermedad infecto-contagiosa que pasa de persona a persona mediante contacto directo o indirecto, son secreciones corporales como saliva o mocos.

Esta condición viral, causada por el coronavirus, tuvo sus primeros casos en Arabia Saudita en 2012 y se cree que se originó en camellos. De allí en adelante comenzó a expandirse en el continente y tras su llegada a Corea del Sur, los casos suman y siguen.

Los casos de MERS, si bien se han dado en su mayoría en Oriente Medio, también aparecieron en Europa, demostrando lo fácil que es llevarlo a otros lugares del mundo, por lo que todos deben estar alerta.

Qué tan peligroso es el MERS

Pese a generar alerta mundial, el MERS no es tan contagioso como otros virus, tal como ocurrió con la Influenza H1N1 hace un par de años. Eso no quita que la gente esté asustada. En Corea del Sur, la población está usando mascarillas en la calle y las escuelas están cerradas.

La gran mayoría de los casos graves de MERS se han dado en un grupo específico: hombres de edad avanzada. No se sabe la razón, pero el contagio puede darse en cualquier persona, siendo especialmente peligroso en quienes tienen defensas bajas o problemas respiratorios anteriores.

Los síntomas del MERS son similares en un inicio a otras infecciones respiratorias: problemas para respirar, tos y fiebre, para luego irse agravando y, en los casos más serios, llegar a neumonía y afectar a otros órganos del cuerpo, causando la muerte.

También te puede interesar este artículo: ¿Cómo identificar los síntomas de un derrame cerebral?

La tasa de mortalidad por MERS es alta: hasta ahora, un 36% de aquellos diagnosticados con infección por este coronavirus fallecieron, aunque se cree que la tasa de infección es más alta, pero al tener síntomas más leves simplemente no se diagnosticó.

El virus causante del MERS, tiene una vida corta fuera del cuerpo humano, solo un día y se destruye con productos de limpieza caseros, por lo que la higiene es clave a la hora de evitar infecciones. Lo más peligroso del MERS, es que los infectológos no saben a qué se están enfrentando. Podría ser la mutación de otro coranovirus o una enfermedad nueva que saltó desde los animales a los humanos.

Además, no existe una cura, solo manejo de sus síntomas esperando que el sistema inmune de las personas haga su trabajo. Desde 2012, año en que se detectó por primera vez, 442 personas han muerto a causa del MERS, aunque la cifra podría ser más alta por falta de un diagnóstico correcto. Si bien todavía no se detectan casos en América, en poco tiempo deberíamos ver los primeros.

Una buena higiene es la mejor forma de defenderse del MERS, además de no mirar en menos los síntomas que lo delatan, sobre todo en gente de edad avanzada y niños pequeños. Asimismo, hay que evitar el pánico, ya que pese a ser grave, tiene menor capacidad de pasar de persona en persona que otras enfermedades similares.

¿Estás asustado por las nuevas alertas de salud que se están dando en el mundo?

 

A: N