Gracias a los estándares de moda vigentes y más aun a la búsqueda de una excelente salud, la sociedad viene direccionando su modelo actual de excesivo consumismo, hacia la exploración de productos que puedan contribuir en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas.
Un sin número de estudios han relacionado los malos hábitos alimenticios con el padecimiento de distintas enfermedades; ya  la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) han informado acerca de los perjuicios de los diferentes alimentos que son consumidos sin ninguna precaución. 

Por esta razón en Mis Curiosidades nos dimos a la tarea de investigar acerca de los hábitos que acompañados de una buena alimentación pueden contribuir en funcionamiento óptimo  de  nuestro organismo; y es que la buena alimentación no solo influye en el buen funcionamiento sino que proporciona los estándares para que el cuerpo mantenga sus proporciones.  ¿Sabías que puedes comer mucho y aun así perder peso? Suena demasiado bueno para ser verdad, pero es cierto. Un reciente estudio demostró que teniendo en cuenta estos aspectos que aquí les indicamos podrías hacer que esto suceda.

1. COME MÁS ALIMENTOS FRESCOS: 

Elije alimentos, ricos en nutrientes, sanos, bajos en grasa, en lugar de comida chatarra. La comida chatarra puede variar desde hamburguesas hasta esas galletas que siempre has comprado. Adicionar una gran cantidad de verduras y frutas en tu dieta te ayudará a mantener la sensación de saciedad por más tiempo que los alimentos procesados; por lo que ni siquiera sentirás la necesidad de comer por montones. Además, beber sopas con bastante agua te harán sentir que estás lleno.

2. HAZ EJERCICIO TODOS LOS DÍAS: 

Este podría ser el paso más difícil de seguir. Pero lo que puedes hacer en realidad es comenzar aumentando lentamente la cantidad de ejercicio para poder adquirir constancia. Por ejemplo, hoy tendrás que caminar durante 10 minutos. Repite esto durante toda la semana. Para la próxima semana, haz el doble de volumen de este trabajo. Podrás adelgazar de esta manera, lo importante es conseguir que tu ritmo cardíaco se mueva.

3. ALIMENTA TUS TENTACIONES DE VEZ EN CUANDO: 

Adelante, ve y cómete esa dona o esa porción de pizza, pero antes de hacerlo, bebe 8 vasos de agua y cómete un plato de verduras crudas como pepinos, apio, zanahorias y tomates. Ellos te harán sentir lleno y tendrás poco espacio en tu estómago para la comida chatarra.

4. CONSUME ALIMENTOS QUE CONTENGAN POCAS CALORÍAS: 

Hay dos cosas que puedes comer y beber y que no contienen calorías: agua y fibra. Entre más alimentos de estos incluyas en tu dieta, más fácil adelgazarás. Por ejemplo, te puedes comer una libra de hojas verdes en la ensalada con una variedad de verduras crudas (zanahoria, col roja, apio, brócoli, cebolla, etc.) 

5. INCLUYE ALIMENTOS QUE QUEMEN LA GRASA POR TI: 

Cuando escoges tus alimentos cuidadosamente, se puede eliminar muchos kilos sin pasar hambre. Hay muchos alimentos por ahí que han demostrado ayudar a perder peso; alimentos como el chile, el té verde, bayas y granos integrales, pueden hacer varias cosas para ayudar a que pierdas varias libras, evitando así bajas de insulina y manteniendo tu tasa metabólica. 

6. MEJORA TUS HÁBITOS ALIMENTICIOS: 

Siempre usa cubiertos y siéntate a la mesa. Esto hace que dejes de comer precariamente. Comer con las manos implica que te comas los alimentos más rápido, además de las enfermedades asociadas a la insalubridad. No te olvides de comer despacio y para cuando estés lleno. Si sientes que no te puedes detener, no te olvides de beber agua, tal vez su cuerpo ya tiene sed y no hambre.

También te puede interesar este artículo: 5 técnicas para tener mente positiva

7. BEBE MÁS AGUA: 

A menudo confundimos la sed con el hambre; lo que significa que comemos cuando no es necesario. Al mantenerse bien hidratado sentirás menos hambre, así mismo tu piel lucirá más sana y tu cabello más brillante.

8. DISTRIBUYE TU DIETA: 

Come pequeñas cantidades de comida, en lugar de 3 comidas grandes. Si comes de 100 a 150 calorías más o menos cada dos horas, tu cuerpo permanecerá en un estado de mayor digestión y metabolismo. Esto te permitirá quemar más calorías que cuando comes sólo tres comidas al día. Y recuerda que una dieta no significa dejar de comer, sino comer bien.

9. REGISTRA TODO LO QUE COMES: 

Este es un ejercicio simple pero muy eficiente para abrir tus ojos y observar si te mantienes al día con tu plan de dieta. A menudo, tendemos a pasar por alto los bocadillos que hacemos entre comidas y en esto es en lo que nuestra dieta podría estar fallando. Además también hay otras cosas que afectan nuestra dieta. Por ejemplo, podrías estar omitiendo el desayuno 3 veces por semana sin ser consciente de ello. Estudios han demostrado que si comes el desayuno, tiendes a comer proporcionalmente menos calorías el resto del día. Sin un registro, podría parecer que estás haciendo todo correctamente, pero en realidad estarías fallando con tu dieta.

10. CONVIERTE LOS VEGETALES EN EL PRINCIPAL ALIMENTO DE TU DIETA: 

Si las verduras no son una parte importante de tu dieta, es tiempo de reconsiderar. Los estudios han demostrado que las verduras pueden desempeñar un papel importante en la pérdida de peso. Esto se debe a que las verduras son ricas en agua y fibra, también bajas en densidad de energía.

Si eres disciplinado con estas recomendaciones, los resultados los podrías ver en menos de 4 semanas y terminarían sorprendiéndote.

 

 

A:I