Una de ellas es identificar a las personas con más experiencia y hacerlas activas capacitadoras; las Súper Empresas Expansión ejecutan estas fórmulas con las que coinciden los expertos.

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Comunicación más frecuente y más personalizada, reconer públicamente a los empleados y ofrecerles sencillas pero simbólicas gratificaciones, así como realizar capacitaciones impartidas por  personal de más experiencia y conocimieneto, son tres antídotos que una empresa puede aplicar contra la desmotivación en tiempos de vacas flacas.

En 2014 las empresas enfrentaron un año difícil; la economía mexicana creció sólo 2.1% y no alcanzó las expectativas.

Algunas Súper Empresas 2015 de Expansión como Estèe Lauder, Office Depot y Dupont idearon estrategias para acercarse a sus trabajadores y mantenerlos productivos pese al entorno.

Según Top Companies, firma que mide la cultura y el clima organizacional y elabora el ranking anual de la publicación, éstas son las medidas que llevaron a cabo.

Comunicación contra el estrés

Cuando el director de Estèe Lauder México, Juan Alanís, supo que se venía un año difícil, lo primero que hizo fue contárselo a los trabajadores.

“Cuando la gente está enterada y lo escucha de nosotros, su ansiedad disminuye”, explica a la edición del 22 de mayo de 2015.

La compañía ocupa la posición cuatro en ranking categoría entre 501 y 3,000 empleados de Súper Empresas.

Alanís utilizó los canales de comunicación que ya tenía la compañía, pero aumentó la frecuencia de los mensajes. Respondió a todas las preguntas que le hicieron en la página de Facebook de la empresa, en el apartado 'Pregúntale a Juan'. Y visitó los puntos de venta que tienen en el país.

“Es importante estar afuera. Así te das cuenta de lo que pasa y te sienten cercano”, agrega para la revista cuya suscripción está disponible en el Kiosco Digital de Grupo Expansión.

Para el director de Operaciones de la consultora Élogos, Rodrigo Silva, la comunicación es el mejor antídoto contra el estrés en tiempos difíciles. Muchas empresas no cuentan la realidad a sus trabajadores para no generar nerviosismo e improductividad.

La comunicación debe ser directa y realista, con un tono positivo que motive, pero que no genere falsas expectativas.

“No hay que engañar a la gente, pero tampoco decirles que se van a hundir”, coincide el director de la incubadora de negocios del Tecnológico de Monterrey, Rafael Castillo Mejía.

Alanís de Estèe Lauder también constantemente les recordaba a sus empleados en qué tenían que enfocarse. “Cuando las cosas se ponen más duras, existe la tentación de distraerse”, dice.

Retener talento

El líder de administración de riesgos de la consultora PwC México, Héctor Macías, les recomendó a las grandes empresas en 2014 que retuvieran el talento.

También te puede interesar este artículo: Obama ofrece cooperación energética a los líderes del Caribe

Les pidió que hicieran una lista de las personas que consideraban clave. “Los pusimos a trabajar en planes de desarrollo, no sólo de personal, sino de personas”, dice Macías a la publicación, cuya suscripción está disponible en el Kiosko Digital de Grupo Expansión.

Para Macías, es un error recortar personal en tiempos difíciles. Las crisis suelen ser estacionales, y es importante retener a las personas con experiencia, en las que invirtieron tiempo y dinero.

Hay formas de motivar a los empleados sin hacer grandes inversiones. Dupont hace una encuesta interna anual que se llama Spirit.

“Les preguntamos de su presente y futuro, de sus compañeros, de los valores corporativos”, explica la directora de Dupont México, Claudia Jáñez, empresa que obtuvo el lugar ocho en el listado de Súper Empresas de entre 501 y 3,000 colaboradores.

De esa forma, los líderes identifican las acciones que deben tomar. Por ejemplo, para aumentar el reconocimiento entre los empleados, mandan notas públicas con sus resultados, y les dan bonos para el cine o para ir a un restaurante.

Rodrigo Silva, de la consultora Élogos, aconseja a las empresas dar estos reconocimientos, que son alternativas motivacionales que no cuestan mucho. Por ejemplo, incentivar el deporte, que los trabajadores participen en tareas comunitarias en horarios de trabajo, o dar días adicionales de vacaciones.

Capacitación al máximo

“Cuando las cosas se ponen un poco más difíciles, la creatividad y la innovación son importantes”, dice Alanís, director de Estèe Lauder México. La empresa en 2014 realizó rotaciones internas.

“Cuando llevas mucho tiempo trabajando en lo mismo puedes caer en una zona de confort”, señala. Movieron a sus directivos de unas áreas a otras para mantenerlos frescos y creativos.

Para el director de la consultora People Excellence, Francisco Ivorra, en las crisis hay que erradicar el estancamiento laboral. “Hay que garantizarle a los trabajadores que tienen la posibilidad de alcanzar nuevas responsabilidades”, dice.

Por eso, las crisis son un buen momento para incentivar las capacitaciones. Office Depot (posición nueve en el listado de más de 3,000 colaboradores de Súper Empresas) optó por esta alternativa.

“Reforzamos las capacitaciones porque, en tiempos difíciles, requieres gente más preparada”, dice Hernández, de Marketing. Las capacitaciones no tienen que costar mucho, explica Silva.

Pueden diseñarse esquemas internos. Por ejemplo, los que más conocen la compañía pueden preparar talleres de dos o tres horas e impartirlos dentro de la organización.

Estèe Lauder también aumentó sus capacitaciones en 2014. “Los trabajadores deben sentir que estás en las buenas y en las malas. Que cuando las cosas se ponen mal, la empresa no va a sacrificar cosas que tienen que ver con la gente”, dice Alanís.

A: P