Desde que los romanos crearon los códices que reemplazaron a los pergaminos por su facilidad de lectura, los libros han tenido una gran variedad en su encuadernación. Ya sea para un álbum de fotos, un álbum de recortes, periódicos, autobiografías o incluso para conservar tu libro de bolsillo favorito, recubrir las páginas con tapas de madera al frente y atrás le dará resistencia adicional, elegancia y larga duración a tu proyecto. Aunque algunos encuadernados de madera se forran con tela o piel, tanto los encuadernados de madera desnuda como los cubiertos tienen una belleza propia. Crear un encuadernado de madera no sólo es gratificante, sino que además convierte a un libro ordinario en algo muy especial.

Instrucciones

Libro con encuadernado y lomo de madera

1.    Mide el largo, ancho y el grosor del libro que estás encuadernando. Pega o cose juntos los bordes exteriores de las secciones, de modo que, cuando las guardas se sujeten a la cubierta, no haya manera de que las páginas interiores se salgan.

2.    Mide y corta la madera para la cubierta del frente y la de atrás, asegurándote de que las cubiertas sean de por lo menos 1/4 de pulgada (0,6 cm) más largas y anchas que el bloque de páginas. Si quieres un lomo sólido, mide y corta una tercera pieza de madera del largo de las cubiertas y el ancho del bloque. Si quieres, alisa bordes de los cortes de madera y redondea las esquinas, ya sea manualmente con una lija o con una lijadora eléctrica. Lija el exterior de las cubiertas para acomodar la madera pintada.

                          

3.    Coloca el papel decorativo con el diseño viendo hacia el frente y pégalo de manera firme al bloque de papel. Dobla el papel que usarás como guarda por la mitad y pega o cose la mitad que ve hacia el bloque en el lado del lomo del libro hacia el frente y hacia atrás del bloque, sujetándolo firmemente. Las otras mitades de las guardas se pegarán a las cubiertas de madera. Deja secar el pegamento hasta que las guardas queden sujetas firmemente al bloque de papel.

4.    Graba diseños o pega las letras recortadas sobre la madera. Aplica el tinte y limpia el exceso. Deja secar el tinte completamente antes de continuar sellando la madera. Ahorra un paso aplicando tinte para madera con sellador, como poliuretano.

5.    Corta un poco de cuero para envolver el lomo del libro con alrededor de 1 pulgada (2,5 cm) de traslape sobre las cubiertas del frente y de atrás. Coloca el lomo de madera del libro en el centro y pega el cuero al lomo y a la madera. Deja secar el pegamento. Cubre la madera completamente con cuero para darle una apariencia antigua o sólo usa el cuero para sujetar las dos cubiertas y el lomo a las guardas. Sujeta las mitades restantes de las guardas a las cubiertas del frente y detrás con un pegamento fuerte. Pega los interiores del encuadernado de madera y presiona las guardas contra ellos. Dobla las guardas rápidamente para que el libro cierre. Cierra el libro, consérvalo así con unas abrazaderas y espera a que se seque.

También te puede interesar este artículo: Murió Eduardo Galeano

Libro de lomo abierto con cubiertas de madera

1.    Sigue los pasos anteriores del 1 al 4. Adicionalmente, taladra agujeros para clavijas en el bloque de papel si estás colocando cubiertas de madera en un libro de lomo abierto, como un álbum de recortes o de fotos. Para un libro pequeño, un agujero a una pulgada (2,5 cm) de la parte de arriba y otro a la misma distancia desde abajo del bloque y tablas debe ser suficiente para sostener todas las páginas en forma segura. Para libros más grandes, perfora los agujeros a una distancia de 2 a 3 pulgadas (5 a 7,5 cm) desde la parte de arriba y otro a la misma distancia de la parte de abajo, o si deseas 3 agujeros en el libro, calcula aproximadamente la misma distancia en comparación con un cuaderno de 8 x 11 pulgadas (20 x 27,5 cm).

2.    Taladra agujeros en las cubiertas del frente y de atrás de manera que coincidan con los agujeros taladrados en el bloque. Pasa las tiras de cuero a través de los agujeros taladrados y amarra el libro cerrado.

3.    Aplica pegamento a las guardas de papel decorativo y sujétalas a las cubiertas. Asegúrate de que los bordes del papel queden bien pegados y no se levanten, ni se rasguen. Dobla las guardas a lo largo del borde de las cubiertas. Sujeta el libro cerrado con abrazaderas hasta que esté seco.

 


A: N