Con más de 360 empresas a sus espaldas, es el paradigma del multiemprendedor arriesgado. Él justifica toda su actividad emprendedora en los buenos consejos de su madre, que le enseñó a no temer al fracaso y buscar continuamente nuevas metas.

No tengas miedo al fracaso

“No te quedes masticando los fracasos del pasado en lugar de dirigir esa energía a realizar nuevos proyectos. Esto es algo que aprendí desde mi infancia. Mi madre siempre me dijo que un revés es otra de las lecciones de la vida, por lo que hay que aprender y rápidamente moverse a otra cosa. Eso es lo que siempre hago”.

“Cada día es una gran oportunidad para lograr algo nuevo, divertido y emocionante. Hay que estar siempre mirando hacia el futuro. Nunca atrás”.

Mantén los pies en la tierra

“Cuando te empieza a ir relativamente bien es muy fácil dejarse llevar por los éxitos. Es entonces cuando hay que mantener los pies en la tierra firmemente”.  

También te puede interesar este artículo: 4 millonarios que hicieron su fortuna de la forma más inesperada

Confía en tus instintos

“Aunque comporte cierto riesgo, debes prestarle atención a tus instintos para resolver un problema. Las reuniones sirven para saber cuál es la perspectiva de tu equipo y escuchar sus ideas, pero al final eres tú quien toma la decisión”.

Potencia tu creatividad

“Cuando te enfrentas a un problema, una tormenta de ideas es una de las mejores formas de reunir el conocimiento colectivo y de crear soluciones. Hazlas en un lugar abierto, fuera de la oficina, ya que ésta no motiva el pensamiento creativo. No limites el ser creativo a ciertas horas y lugares. Hay que tratar de ser innovadores siempre, en todos los aspectos del trabajo, todos los días y no como sugieren quienes agendan sesiones de tormentas de ideas periódicas para que el equipo piense fuera de la caja”.

A: P