Nos preocupa lo que comemos pero más nos debería preocupar lo que comeremos, o mejor dicho, como será la comida del futuro. Los científicos especulan que la comida del mañana podrá ir desde carne creada en los propios laboratorios haciendo uso de insectos hasta el uso de impresoras 3D, esta última financiada por la propia NASA. Uno de los principales objetivos por los que sentimos la necesidad de crear comida de esta forma es para variar la dieta de los astronautas en el espacio.

Raramente nos hemos parado a analizar lo que realmente está a pasar con la raza humana. Estamos creando aparatos con los que podríamos mejorar partes de nuestro cuerpo, como hemos visto en este artículo, lo que conllevaría a alargar nuestra esperanza de vida y esto podría convertirse en un problema. Es sin lugar a dudas un acto no natural porque estaríamos alargando nuestra vida haciendo uso de máquinas.

Esto conlleva a plantearnos la siguiente cuestión: si cada vez vivimos más años y la naturaleza no está preparada, ¿acabarán escaseando los alimentos? Ante este problema, la solución que encontramos es fabricar alimentos artificialmente. De esta forma podremos producir alimentos a gran escala mediante un uso escaso de recursos naturales. Una recopilación de 6 posibles alimentos que nos acompañarán en el futuro son los siguientes:

Carne impresa en 3D. Su fabricación se haría capa a capa, a partir de células extraídas de un animal mediante una biopsia. Puede sonarnos muy futurista pero ya ha sido presentado por una empresa estadounidense. Nos puede parecer una locura pero consumir este tipo de carne podría ser un buen remedio para la ateroesclerosis debido a que no contiene grasas.

Carne cultivada en laboratorio. Un equipo de la Universidad de Maastricht nos presentó hará cosa de un año, la primera hamburguesa creada a partir de células madre de vaca. El gran problema de este invento fue el gasto que supuso, ya que se estima que solamente 141 gramos de carne tuvieron un coste estimado de 250.000 €. Además, la carne no resultó ser del todo sabrosa sino que además estaba algo seca, esto se debe a que los científicos todavía no saben cómo crear vasos sanguíneos y grasa. En el futuro se estima que el coste será razonable y además una de sus principales ventajas.

Carne de insectos. Se dice que este tipo de carne es más rica en proteínas y más económica que la carne creada en laboratorios, además estos seres vivos son mucho más fáciles de crear. Muchas empresas occidentales han experimentado las diversas formas de incorporar las proteínas de un insecto a sus productos. La FAO considera a los insectos comestibles como uno de los alimentos del futuro, por este motivo algunos restaurantes de Europa y Estados Unidos ya los incluyen en sus cartas.

También te puede interesar este artículo: Confirmado, la tristeza afecta la forma en que vemos los colores

Embalajes comestibles. Un grupo de especialistas de Universidad de Harvard ha diseñado un aparato capaz de producir embalajes de diversas mezclas como chocolate, nueces o cereales, calcio además de guitosano. Este envase aparentemente es igual que los convencionales, aunque con la ventaja de ser comestible que conllevaría a reducir el volumen de basura generada.

Pizza en 3D. Tendríamos cartuchos con sus determinados ingredientes en polvo, los mezclaríamos y tras calentarlos pasaríamos a imprimirlos capa a capa. A primera vista puede darnos un poco de miedo pero a lo mejor el sabor nos termina sorprendiendo. Hemos tratado anteriormente algo similar, puedes verlo aquí.

Almidón de árboles. Un grupo de investigadores estadounidenses han desarrollado una tecnología capaz de producir almidón comestible a partir de pulpa de madera. Sus pruebas han determinado que con tan sólo 100 kilos podríamos obtener 10 kilos de almidón. Lo curioso es que esta cantidad podría proporcionar la cantidad de hidratos de carbono suficientes para nutrir a una persona durante más de un mes.

Tras leer los seis puntos anteriores puede que nos quedemos de piedra porque no imaginábamos que podríamos llegar a fabricar nuestros propios alimentos de esa forma. No debemos tratarlo como un futuro lejano porque ya forma parte del presente.

A: P