Lo cierto es que la ciencia cambia muchas veces de opinión. Vaya esto por delante porque la noticia que vamos a tratar, aparte de no estar completamente confirmada, resulta muy sorprendente. Pero, si hay indicios de algo, vale la pena echarle una ojeada. ¿Por qué lloran los niños pequeños? Los bebés usan este sistema para llamar la atención y obtener comida o unos pañales limpios, pero una investigación de la Universidad de Harvard apunta a que el llanto podría tratarse de una retorcida técnica con la que la Naturaleza ha dotado a los más pequeños para evitar el peligro para su vida que representa un hermano.

Y es que tras el nacimiento de un niño su madre no tiene la capacidad para quedarse embarazada de nuevo. El llanto del niño, que despierta a la madre, puede provocar un cansancio que impida que la fertilidad se recupere. Aunque eso ocurra, las interrupciones causadas por el pequeño evitarían en cierta medida que se engendre un hermano. Y es que David Haig asegura que los niños lloran más por la noche en el segundo semestre siguiente a su nacimiento, sobre todo aquellos que reciben una lactancia natural. Además, si esta se realiza de noche, prolonga el período de infertilidad.

Que un nuevo niño nazca poco después del primero representa un riesgo para la supervivencia del hermano mayor en ambientes poco favorables, por lo que la evolución ha dotado a los bebés de este mecanismo para protegerse. Aunque se trata de una teoría, lo cierto es que no le falta sentido. Desde luego, hay otros motivos por los que los niños pequeños lloran a deshora, para desgracia de sus sufridos padres. ¡Ojalá se inventara una solución para los llantos excesivos!

También te puede interesar este artículo: ¿Qué es el ciberbullying?

A: P