Doris, como se hizo llamar en una página de ventas en Internet, ofreció el bebé que lleva en su vientre en 200 millones de pesos.

El aviso fue publicado el lunes festivo y en menos de 24 horas había recibido tres propuestas: una proveniente de Bogotá, la otra de Medellín y una más de Cali, ciudad donde vive Doris junto a sus otros dos hijos.

Aunque la mujer apenas tiene tres meses de embarazo, la rápida intervención del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, detuvo por el momento la perversa pretensión. Ahora ella está recibiendo acompañamiento de dicha institución.

No obstante, su caso fue trasladado a la Fiscalía para que investigadores determinen en qué tipo de delito pudieron haber incurrido tanto la mujer como las tres personas que pretendieron negociar con ella.

Dorís nació hace 27 años en Docordó, Chocó. Debido a su situación económica y al conflicto interno del país, fue desplazada de su tierra. Hace tres años, sin plata ni oportunidades, llegó al departamento del Valle del Cauca.

La mujer arribó a Yumbo, municipio aledaño a Cali. No llegó sola. Sus hijos, una niña de siete años y un niño de tres, la acompañaban.

Doris convivió poco tiempo con el padre de sus hijos. El hombre, también chocoano, hoy vive en el Caquetá. Ella es una madre cabeza de hogar.

La mujer, según lo indicó un fuente del ICBF a Kienyke.com, por tener dos menores de edad a cuestas, recibió en varias oportunidades beneficios económicos del Estado a través de la institución protectora de los menores.

Hace dos años, Doris entabló una inestable relación con un hombre proveniente de Bogotá y, según la fuente, hace al menos tres meses se separaron sin que él, al parecer, supiera que su expareja había quedado embarazada.

Doris, quien estaba estudiando en el SENA confección de ropa, perdió su trabajo hace un par de meses. Según ella porque se enteraron que estaba en embarazo, pero la empresa afirma que fue porque sencillamente el contrato finalizó y no se renovó. También argumentaron que la mujer nunca les comunicó su estado.

Aunque Doris argumentó que amigas cercanas le insistieron en que el aborto era la mejor salida a su embarazo no deseado, ella nunca lo contempló como alternativa; pero tampoco, por sus actuales circunstancias económicas, laborales y sociales, quería asumir la crianza del bebé que viene en camino.

La solución más fácil y rápida fue poner a su futuro hijo en venta. Así, al parecer, solucionaba el ‘problema’ de la crianza de aquel bebé y además obtendría mucho dinero.

También te puede interesar este artículo: Las 10 preguntas más extrañas que hacen a sus futuros empleados

Según ella, nadie le ayudó a planear cómo pondría en venta a su hijo. Se buscó la forma de llegar con su mensaje a cualquier parte del mundo: un sitio de ventas Online.

Publicó en uno de los portales de clasificados gratuitos más reconocidos el siguiente mensaje: “Tengo dos meses de gestación. Aún planificando quedé embarazada, pero no soy capaz de botarlo. Estoy muy mal económicamente. Parejas que estén interesadas, llamar”. El titular del anuncio era “Un bebé de morena y blanco”.

El precio que la mujer le colocó al aviso fue de 200 millones de pesos. Aunque aclaró que el valor era negociable.

Un día después de haberse publicado el aviso, este fue eliminado por los administradores del sitio en Colombia.

De acuerdo con el director regional del ICBF en el Valle, Jhon Arley Murillo, la mujer se puede ver inmersa en una complicada situación jurídica. Aunque eso lo resolverá la Fiscalía.

También indicó Murillo que a Doris le están brindando ayuda y que aún tiene la custodia de sus otros dos pequeños.

Según el Código Penal colombiano, la adopción ilegal, delito en el que pudo haber incurrido Doris, es castigado con una pena de prisión de 16 a 90 meses.

De acuerdo con Estadísticas de la encuesta Nacional de Demografía y Salud, en Colombia el 34% de los hogares tiene como cabeza a una mujer y el 23% de los embarazos no son deseados.

Este no ha sido el primer caso en que una madre intenta o vende a uno de sus hijos. En 2009 una mujer identificada como Kelly del Carmen Martínez pretendió vender a uno de sus hijos en 500 mil pesos, y un año después de haberlo hecho intentaba vender otro que contaba con 11 días de nacido.

El año pasado José Mato Roibal, un ciudadano español, fue detenido en el aeropuerto internacional El Dorado de Bogotá tratando de sacar ilegalmente del país a una niña, por la que al parecer habría pagado más de 40 millones de pesos. El extranjero aún se encuentra en prisión esperando que se concrete el juicio en su contra.

A: P