• Estos simios “mantienen lazos afectivos, razonan, sienten, se frustran con el encierro, toman decisiones, poseen autoconciencia y percepción del tiempo, lloran las pérdidas, aprenden, se comunican y son capaces de transmitir lo aprendido en sistemas culturales complejos como el de los humanos”.

El polémico caso de Sandra, la orangután para la que se solicitó la libertad bajo el argumento de que es una "persona no humana", regresa a su fase de investigación, en tanto el zoológico de Buenos Aires y los letrados del primate esperan la resolución sobre el futuro del animal.

De otorgársele el recurso de “hábeas corpus”, una figura jurídica que busca asegurar los derechos básicos de las personas, la orangután Sandra, que en febrero próximo cumplirá 30 años, podría hacer historia y sentar jurisprudencia a nivel mundial.

Si bien en primera y segunda instancia judicial esta insólita petición por parte de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) fue rechazada, la semana pasada la Cámara de Casación Penal pidió que el caso vuelva a investigarse.

“En un fallo histórico: hizo lugar al planteo de fondo, esto es considerar a Sandra una persona no humana sujeto de derecho”, afirmó a Efe Andrés Gil Domínguez, abogado que representa a la orangután, que reside hace veinte años en el zoo de Buenos Aires.

El objetivo, según el letrado de la orangután a quien AFADA considera “privada ilegalmente de su libertad”, es que “en un futuro inmediato Sandra sea liberada y pueda terminar sus días en libertad, con los miembros de su especie”.

Sin embargo, desde el zoo porteño no coinciden con el proceso judicial que se está llevando a cabo y argumentan que la orangután no puede ser liberada en cualquier ambiente por ser un híbrido -que no debe reproducirse- y señalaron que ellos ya tienen planes de trasladar al animal a otro centro de fauna.

“Como es la única orangután en Argentina, lo que definimos es buscarle un destino nuevo, pero que debe contener por lo menos las mismas condiciones de ambiente que ella tiene en el zoo de Buenos Aires”, dijo a Efe Adrián Sestelo, jefe de Biología del zoo porteño.

Historia orangutana :

Sandra “nunca fue extraída de la naturaleza, al contrario, ella nació en un zoológico hace casi treinta años en Alemania”, según contó el biólogo, quien aseguró también que la institución está negociando hace un año su traslado a Estados Unidos o Brasil.

También te puede interesar este artículo: Emprender es un estado bipolar constante, de esto es la leche a tengo que dejar esta fase

“Si se pide un hábeas corpus, no se puede pedir que se la derive a un santuario porque seguiría estando en condiciones de cautividad”, dijo el científico, que criticó “que un fallo trate de considerarlos a algunos (animales) como cosas y a otros no”.

Frente a esto y con el argumento de que el primate se encuentra “deprimido” y “privado ilegalmente de su libertad”, los abogados piden que se entienda la situación de un animal que es un “96, 97 por ciento” similar al humano y vive rodeado de la contaminación de la ciudad.

Antecedentes:

En Argentina hay antecedentes de otros recursos judiciales presentados en tribunales de las provincias argentinas de Córdoba, Río Negro, Santiago del Estero y Entre Ríos, a favor de simios que viven en zoológicos.

En esos recursos, se alega que estos simios “mantienen lazos afectivos, razonan, sienten, se frustran con el encierro, toman decisiones, poseen autoconciencia y percepción del tiempo, lloran las pérdidas, aprenden, se comunican y son capaces de transmitir lo aprendido en sistemas culturales complejos como el de los humanos”.
“Decir que un animal está deprimido es hablar de una conducta humana transferida a una especie silvestre; lo que hay que hacer es conocer del animal, conocer de la biología básica de cada una de estas especies”, discrepó el biólogo con el argumento de AFADA.  EFE verde

 

A:I