En este artículo no queremos llegar a ninguna conclusión. Solamente presentaremos algunos hechos que nos darán mucho que pensar y claro con esa información, cada uno de nosotros la asimilaremos como creamos conveniente.

Le presentamos una serie de hechos sobre las plantas que le darán mucho que pensar. Son cosas que son realmente insólitas, pero que han sido trabajadas y demostradas en muchos laboratorios científicos de universidades renombradas.

Las raíces de un árbol tiene mas de 13 millones de raicillas con un total de 610 kilómetros. Los filamentos de las raíces suman a mas de 14 mil millones con una longitud de 8.500 kilómetros.

Cuando las células perforadoras de las raíces se desgastan, son remplazadas rápidamente por nuevas y sigue perforando por rocas y arena, pero cuando llegan a una fuente de nutrición inmediatamente son remplazadas por células que disuelven las sales minerales y recogen los elementos resultantes que pasan de célula en célula hasta lo mas alto de la planta y constituye una sola unidad de protoplasma que es cierta sustancia acuosa o gelatinosa, que se considera la base de la vida.

El agua opera como un solvente universal, vivificando los elementos desde la raíz hasta las hojas, evaporándose y volviendo a caer a la tierra, para servir una vez

mas en esta cadena de la vida. Las hojas de un girasol corriente transpiran en un día tanta agua como la que suda un hombre.

No hay planta que no tenga movimiento. Según Francé todo crecimiento es una serie de movimientos. Las plantas están constantemente dedicadas a inclinarse, girar y temblar. Un zarcillo describe un circulo completo en solo sesenta y siete minutos.

Una planta trepadora que necesita un puntal se acerca arrastrándose al apoyo que tenga mas cerca. Si este se retira a las pocas horas alterará su curso para tomar una nueva dirección. Crece sin equivocarse incluso donde haya algún sostén oculto y no donde no hay ninguno.   Cómo?

Ciertas plantas parásitas son capaces de reconocer el rastro mas ligero del olor de su víctima y superan todos los obstáculos que se le pongan en el camino para arrastrase hacia ella.

Parece ser que las plantas son capaces de percibir y reaccionar a lo que está ocurriendo en torno suyo, con una exquisitez y delicadeza muy superior a la de los humanos.

Las plantas parecen saber qué clase de hormigas les van a robar el néctar y se cierran cuando hay alguna cerca. Solo se abren cuando hay suficiente rocío en sus tallos para impedir que se trepen por ellos.

Por otro lado hay acacias que “contratan” los servicios de protección de ciertas hormigas, a las que compensan con néctar, a cambio de su defensa contra otros insectos y mamíferos herbívoros.

Se debe a la mera casualidad que las plantas adopten determinadas formas para amoldarse a la idiosincrasia de los insectos que las polinizan???

Es mera coincidencia que la orquídea Tricheros Parviflorus trate de imitar una 

especie particular de mosca con tal exactitud que el macho intenta aparearse con ella y al hacerlo poliniza la planta?

El lirio de la carroña exhala un olor a carne podrida solo en zonas donde abundan las moscas y donde las flores de otro modo solo dependerían del viento para su polinización.

También te puede interesar este artículo: Nuevo test de aliento para diagnosticar los cánceres esofágicos y gástricos en pocos minutos

Como estos ejemplos hay muchísimos, lo que demuestra que las plantas son mas capaces de evolucionar y mutar mas que cualquier otro ser vivo en la tierra.

Algunas plantas que no pueden encontrar nitrógeno en terreno pantanoso, lo consiguen devorando criaturas vivas.  Hay mas de 500 variedades de plantas carnívoras que devoran carne desde insectos hasta carne vacuna. Para ello se valen de astutas soluciones como el uso de tentáculos, vellosidades pegajosas, las mismas que funcionan como bocas o estómagos comiendo a sus víctimas digiriendo su carne y sangre, dejando nada mas que su esqueleto.

Las drosáceas devoradoras de insectos no prestan atención a las piedrecillas, pedazos de metal u otras sustancias extrañas que se posan en sus hojas, pero perciben rápidamente el alimento que se puede representar para ellas un pedazo de carne.

El ingenio de las plantas para arbitrar formas de construcción excede con mucho al de los humanos. Las estructuras realizadas por los humanos no pueden compararse con la fuerza de los largos tubos que resisten pesos fantásticos y aguantan tremendas tempestades. Las fibras enroscadas en forma de espirales constituyen un mecanismo de gran resistencia al desgarre, que el ingenio humano no ha sido capaz de imitar.

Aunque se ha considerado a las plantas como autómatas insensibles, se ha demostrado que tienen capacidad para distinguir sonidos, inclusive aquellos que son inaudibles al oído humano. También longitudes de onda de colores incluyendo el infrarrojo o ultravioleta invisibles al ojo humano. Finalmente son 

sensibles a los rayos x y a la televisión de alta frecuencia.

Todo el mundo vegetal reacciona en su vida al movimiento de la tierra y la luna. Así mismo responde al movimiento de otros planetas Son las únicas que pueden regenerar cualquier parte de su unidad que sea arrancada o maltratada.

La manera mas eficiente para provocar en un ser humano una reacción lo bastante fuerte para que el galvanómetro salte, es amenazar o poner el peligro su bienestar. Eso fue precisamente lo que se hizo con una planta experimental: Se metió una hoja en agua hirviendo pero no hubo reacción alguna en el galvanómetro, pero cuando se pensó en encender con fuego a la planta la reacción fue tremenda. Sería posible que la planta lea el pensamiento?

Se ha demostrado con el mismo instrumento que las plantas reaccionan fuertemente a la muerte de las personas e inclusive antes de que la misma suceda. También reaccionan a las enfermedades o cuando hay personas heridas.

Cuando una persona que se dedicó a ellas por mucho tiempo muere, las plantas también se secan y mueren.

Te parece interesante todo lo presentado hasta ahora?. Que piensas al respecto?.

En otros artículos con el mismo título te presentaremos mas cosas insólitas que de darán mucho que pensar.

PETER TOMPKIS y CHRISTOFER BIRD autores e investigadores de este tema tienen aún mucho mas para contarnos

A:I