A veces decimos “esto solo pasa en la televisión”, y apagamos la TV para volver a la vida real. Pero, más allá del dramatismo, el fanatismo y la ficción propias del espectáculo, hay veces que podemos extraer lecciones de amor de nuestras series favoritas. ¿Estás lista para convertirte en una alumna del romance? ¡Toma nota!

Lección 1: mantener secretos no es bueno para las relaciones

Los ocultamientos, tarde o temprano, siempre terminan develándose y dañando el vínculo entre las personas. Las mentiras, advierte el dicho, tienen patas cortas, y la serie Breaking Bad nos lo ha recordado. Durante mucho tiempo, su protagonista, Walter White, mantuvo un secreto inmenso y millonario que ocultó a su familia. Y cuando su mujer se enteró de lo que verdaderamente hacía su marido para ganar dinero, la relación sufrió las consecuencias.

¿Más ejemplos? La vida secreta de Don Draper, de Mad Men, hizo añicos su matrimonio cuando fue descubierta. Y ni hablar de la historia criminal que Piper Chapman, de la serie Orange is the New Black, mantuvo en secreto durante 10 años, y que afectó la relación con su pareja. La moraleja es clara: la honestidad, la confianza y la buena comunicación serían pilares fundamentales para mantener una relación sólida.

Lección 2: el amor va más allá de la atracción

En la sexta temporada de la aclamada serie Friends, la relación entre Mónica y Chandler se vio amenazada por la reaparición de un exnovio de ella, Richard, justo cuando Chandler se disponía a proponerle matrimonio a su chica. Tiempo atrás, Mónica y su antiguo amor habían estado absolutamente obsesionados el uno con el otro, y la atracción entre ambos era ineludible. Sin embargo, la relación no prosperó porque comenzaron a surgir inconvenientes que al principio no notaron, como la diferencia de edad y el hecho de que Richard no quisiera ni matrimonio ni hijos (el gran sueño de ella). Finalmente, descubrieron que, más allá de la química, los objetivos de vida de ambos eran muy distintos. Mónica, al final eligió a Chandler y decidió casarse con él, y encontró a su lado el verdadero amor: con objetivos y visiones del mundo compartidas y aceptando al otro tal cual es (ella, con su obsesión por la limpieza y él con sus adorables tonteras).

También te puede interesar este artículo: 4 Tipos de ex novios y cómo lidiar con ellos

Lección 3: el amor llega cuando quiere

No siempre llega de la manera que uno imaginaba, pero, si es verdadero, siempre gratifica, como  demostró Sex and the City. Miranda terminó casándose con Steve, a quien al principio ella no tomaba en serio, debido a su trabajo como bartender. Charlotte encontró el amor en alguien que no vivía en Park Avenue y que tenía antecedentes culturales y religiosos muy distintos a los suyos (algo impensado tiempo atrás). Incluso Samantha, fóbica a las relaciones, terminó en pareja con un hombre que la amó y aceptó tal cual era, lo que para ella fue mucho más significativo que la libertad para acostarse con quien quisiera.

Y, por si todavía te quedaban dudas, te recordamos que Josephine Potter (o Joey, como todo el mundo la recuerda) finalmente no escogió a Dawson (su amigo de la infancia y su supuesta alma gemela), sino a Pacey en Dawson’s Creek, porque el “corazón desea lo que el corazón desea”. 

A: P