• Apenas son una decena, pero se han convertido en el fenómeno político de este 2015.
  • Varios son los factores que explican su ascenso.

La política en España empieza a tener rostro de mujer. La todavía insuficiente presencia de éstas en las listas electorales no ha impedido que se conviertan en protagonistas destacadas en 2015.

El 27-S ha sido un buen ejemplo. La abogada Inés Arrimadas, al frente de Ciutadans, y la profesora de Derecho Anna Gabriel Sabaté, como número dos la CUP, han seguido la senda abierta hace dos años por Susana Díaz en Andalucía, y en mayo por la activista antidesahucios Ada Colau en Barcelona, la jueza Manuela Carmena y la delegada de Gobierno Cristina Cifuentes en Madrid y la abogada y activista Mónica Oltra en la Comunidad Valenciana. De cara a las Generales del 20 de diciembre, la también licenciada y profesora de Derecho Meritxell Batet y la excomandante del Ejercito Zaida Cantera (en el PSOE), así como la psicóloga y activista Irene Montero (en Podemos) son otros nombres que también han empezado a ganar protagonismo y que sonarán con fuerza estos meses.

¿Hay un cambio de tendencia real en los partidos? ¿Qué ha provocado este éxito femenino? ¿Existe un perfil de candidata idóneo? Pablo Simón, doctor en Ciencias Políticas y profesor en la universidad Carlos III, y Ramón Villaplana, vicedecano del Colegio de Ciencias Políticas de Murcia y profesor en la UM, explican las claves de este fenómeno.

  • El 'abrigo' de un proyecto político: ambos coinciden en que lo primordial es "tener un buen proyecto de partido. Sin él, ninguna habría triunfado". Partiendo de esta base, insisten, se puede hablar de factores que otorgan cierta ventaja a la mujer en la coyuntura política actual.
  • Simbolizan lo nuevo: "Lo novedoso es efectivo en política. Si a ello le sumas que es femenino, se multiplica la percepción de renovación. Además, una mujer como cabeza de lista ayuda a romper con la imagen de la vieja política, aunque tengan 71 años como Carmena. Es una apuesta ganadora, a ningún partido se le escapa", recalcan.
  • Discurso integrador: "Las victorias de Colau y Cifuentes no permiten hablar de un perfil determinado. Sí que hay un punto coincidente en todas, que es el carácter integrador que imprimen a sus discursos. Además, existe el tópico de que la mujer es más propensa al diálogo y eso da votos. Esa capacidad de diálogo moviliza el voto, especialmente en el electorado de izquierdas y el indeciso", puntualizan.
  • Búsqueda del voto femenino: formaciones emergentes como Podemos y Ciudadanos han visto "limitadas sus expectativas por no captar suficiente electorado femenino, más reacio que el masculino a cambiar su voto. Incluir a mujeres en puestos de responsabilidad pueden ayudar".
  • El personaje externo: "El PSOE acierta más con Zaida Cantera que con Meritxell Batet. Contar con un personaje popular externo al partido, como excomandante que se atrevió a denunciar a sus superiores por acoso, generará mucho más impacto en las filas socialistas que una Batet más limitada debido a su pasado político", aventuran.
  • ¿Arrimadas, Rivera o los dos? Simón y Villaplana recuerdan que "el 70% de los encuestados en el CIS no sabía quién era Inés Arrimadas a poco de las elecciones. Varios factores de contexto, como Rivera, la desastrosa campaña del PP y un escenario tan polarizado como el catalán, fueron decisivos en su éxito. También es importante destacar el tándem Rivera–Arrimadas. Algo no casual, ya que presentar una pareja hombre–mujer de perfil similar es una fórmula que en política funciona y que Ciudadanos sabe explotar".

"Todavía son casos aislados"

También te puede interesar este artículo: Bolivia encuentra crudo tras 23 años: un nuevo pozo petrolero triplicará su producción

Los expertos coinciden en que todavía es pronto para lanzar las campanas al vuelo. "Aún estamos ante algo ilusorio y anecdótico. Aunque relevantes, las mujeres victoriosas siguen siendo casos aislados. Este año, hemos sido testigos de muchas listas que se disfrazan de paritarias, dejando a mujeres en los últimos puestos, o que directamente reducen su cuota presencial, como ha sucedido en Cataluña", recuerda Simón.

A: N