Parece el chiste por el Día de los Inocentes en Estados Unidos (que es mañana), pero no: Amazon presentó hoy un nuevo producto, llamado Dash Button. Combina la experiencia automatizada de la compra online con algo físico: un botón que ordena esa compra doméstica y repetitiva. Un botón al lado del lavarropas permite comprar jabón en polvo cuando se acaba.

Los botones son autoadhesivos, tienen Wi-Fi y están vinculados a la cuenta del usuario en Amazon. Una presión genera la compra y el posterior envío automático, aunque el usuario puede elegir interponer una autorización desde el móvil.

Estos botones son, también, un vehículo para que las marcas instalen sus logos en el hogar y los tengan siempre visibles; la compañía tiene hoy 18 socios que ofrecen botones con productos específicos que se pueden ordenar desde cualquier lugar de la casa y sin interactuar con una pantalla.

 

También te puede interesar este artículo: Samsung presentó una pantalla transparente y otra que se transforma en un espejo inteligente

Las ambiciones de Amazon van más allá: la compañía permitirá que terceros creen dispositivos capaces de avisarle -a Amazon- que necesitan una nueva orden de compra de su insumo. Por ejemplo, un dispenser de agua puede usar la conexión Wi-Fi hogareña para avisar que está casi sin líquido; es un concepto menos sofisticado que la heladera que analiza su interior y determina que queda poca leche, o se acabaron las naranjas, pero también más accesible con la tecnología actual.

A: P