El idilio de Japón con la robótica viene de largo. El país nipón no deja de explorar nuevos usos para esta tecnología. De su imaginación han surgido robots domésticos que se agotan en un minuto, banqueros, presentadores de televisión, botones y hasta astronautas. ¿El siguiente reto? Construir el primer 'pueblo robótico' del planeta.

Japón ansía las Olimpiadas de Tokio de 2020. Serán el perfecto escaparate para demostrar al mundo sus avances tecnológicos, en infraestructuras o transporte. Un alarde de innovación en el que no podía falta su 'niña bonita'. Un comité del Ministerio de Ciencia y Tecnología ha aprobado recientemente la creación de un 'pueblo robótico' como parte de la iniciativa 'sociedad universal del futuro' donde las máquinas asistirán a quien necesite ayuda..

"Queremos presentar al mundo una sociedad robótica que no se enfrenta a la humanidad y que tiene la compasión de la cultura japonesa", afirmó el astronauta Mamoru Mori, consejero del comité, a 'The Asahi Shimbun'.

El lugar escogido ha sido el distrito de Tokio Odaiba, que ya aloja a la estatua del robot Gundam (de 18 metros de altura). Allí, durante los Juegos Olímpicos, los robots ayudarán a cerca de un millón de turistas diarios a cargar con sus equipajes o a llamar un taxi. El plan incluye también la incorporación de vehículos autónomos para personas mayores o con discapacidad. Precisamente, el gigante tecnológico DeNA planea que sus taxis sin conductor recorran las calles de la capital para estas fechas.

También te puede interesar este artículo: CIOs exitosos en 2017 serán aquellos que vean hacia afuera

Los robots asistentes también prestarán servicios de guía y de traducción a los extranjeros. El proyecto encaja con otro de tecnología de traducción instantánea. El bajo nivel de inglés en Japón ha obligado al Gobierno ha trabajar en la 'app' VoiceTra, que para 2020 espera llegar a traducir 10 idiomas hablados en tiempo real. El software se instalará en puntos turísticos, así como en centros comerciales y hospitales. Por su parte, la empresa Panasonic está desarrollando un 'collar' que traducirá el japonés a 10 lenguas para visitantes.

Odaiba ya está calentando motores. El mes pasado acogió la presentación del último robot de Toshiba, ChihiraJunco, capaz de hablar tres idiomas (japonés, inglés y chino). El androide, con aspecto de mujer, está instalado en un centro comercial del distrito y su función es ofrecer información turística a los viandantes.

A: P