Todo el que invierte en fondos lo hace –o debería- sabiendo que existen riesgos de perder dinero. Máxime cuando lo haces en firma sespeculativas, como es el caso que nos ocupa. La confianza en los gestores se gana habitualmente con largas trayectorias de solvencia en sus inversiones (track record). Pero, eso sí, siempre con la premisa que guía al mercado:rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. No obstante, lo que ningún inversor está preparado es para ver cómo de la noche a la mañana todo su dinero desaparece.

Esto es lo que les ha ocurrido a los partícipes de los fondos de Canarsie Capital, un hedge fund de Nueva York fundado por Owen Li, quien en apenas unas semanas ha sido capaz, con sus decisiones, de dilapidar el 99,8% de los fondos que gestionaba, que en marzo pasado alcanzaban los 100 millones de dólares (aproximadamente 88 millones de euros al cambio actual). Ahora sólo le quedan 200.000 dólares (unos 175.000 euros).

Así se lo comunicó el propio Li a sus clientes en una carta en la que les aseguraba estar “realmente arrepentido” por haber perdido prácticamente todo su dinero, según recoge la CNBC. "Asumo la responsabilidad de este terrible resultado", señala el gestor en la misiva, en la que añade que su “única esperanza es que entiendan que actué con la intención –equivocada, sin embargo- de generar una mayor rentabilidad para el fondo y sus inversores”. “Aun así –agrega-, actué recelosamente, causando pérdidas devastadoras para las que no hay excusa”.

Li incide en que ha contactado con un abogado y está trabajando con los proveedores de servicios del fondo para analizar las pérdidas concretas de los clientes. SS & C Technologies es la empresa que figura como administradora de Canarsie, de acuerdo con la última información remitida a la SEC, el regulador de los mercados en Estados Unidos.

También te puede interesar este artículo: ¿Jefe o Líder?

En la carta, Li pasa por encima de los detalles de esas decisiones que han provocado un agujero millonario en el pujante fondo. Se limita a señalar que el desastroso resultado se debe a una serie de “operaciones agresivas” ejecutadas en las primeras semanas de enero destinadas a compensar la baja rentabilidad que consiguió en diciembre. Sin embargo, el remedio fue peor que la enfermedad, porque las inversiones, con opciones sobre acciones y otras no desveladas, han resultado un fracaso absoluto como consecuencia de las fuertes caídas registradas en las bolsas.

Antes de crear Canarsie, Li había trabajado en Galleon Group, que hasta hace unos años fue uno de los mayores fondos de inversión de alto riesgo (hedge fund) de Estados Unidos. Lo fue hasta que su máximo responsable, el multimillonario originario de Sri Lanka Raj Rajaratnam fue condenado por el uso de información privilegiada. Ocurrió en 2011, cuando Li engrosaba las filas de la firma, aunque nunca fue acusado de nada.