El hecho de que la Tierra gira sobre su propio eje resulta una gran obviedad, pero alguna vez te preguntaste ¿qué sucedería si la Tierra dejara de girar de ese modo?

La Tierra gira sobre su eje a 1.600 kilómetros por hora, por lo que todo aquello que no se encuentre debidamente sujeto a la superficie, saldría despedido a esa velocidad, en dirección Este.

Esto incluye a la atmósfera, que entonces generaría vientos extremadamente fuertes, similares a los de un estallido atómico.

Instantáneamente, se generarían tsunamis gigantescos, que, en menos de un minuto, arrasarían con más de 27 kilómetros, tierra adentro.

También te puede interesar este artículo: 25 alimentos adictivos

Además, el Sol saldría por el Oeste y se ocultaría por el Este, una sola vez al año, mientras que un día planetario pasaría a durar 365 días normales, con 6 meses de sol abrasador, sucedidos por 6 meses de gélida oscuridad.

La rotación planetaria crea una fuerza centrífuga que alcanza su mayor poder en la zona ecuatorial, en donde se genera una protuberancia; consecuentemente, al suspenderse, esta región se aplanaría y los océanos migrarían hacia los polos, en donde la gravedad es más fuerte, conformando dos súper océanos y un solo continente gigante, en el centro del Globo.

Finalmente, los campos magnéticos terrestres desaparecerían paulatinamente, exponiendo al planeta a mortíferos rayos cósmicos, que no dejarían chances de vida en la Tierra.