El análisis de los huesos del cuello de un miembro extinto de la familia de la jirafa revela cómo jirafa de hoy consiguió su excepcional cuello largo.

Investigadores del Instituto Tecnológico de Nueva York, se basan en el análisis de las vértebras fósiles de samotherium, una jirafa que recorrió partes de Eurasia, incluyendo Samos de Grecia, el sur de Italia, Turquía , Moldavia, Irán y China.

Las vértebras se compararon con los huesos del cuello de los dos únicos miembros vivos de la familia Giraffidae: La jirafa (Giraffa camelopardalis) y okapi (Okapia johnstoni), un mamífero de cuello corto que vive en el centro de África.

Al igual que todos los mamíferos, los miembros de la familia de la jirafa tienen siete huesos en su cuello.

Mientras que el cuello de la jirafa de hoy es de  dos metros de largo, el cuello de samotherium era  la mitad de esa longitud, mientras que el cuello okapi tenía  sólo 60 centímetros de largo.

También te puede interesar este artículo: El tierno gesto de este niño hacia su mamá se hizo viral

La coautora del estudio, Melinda Danowitz reveló que el cuello del antiguo giraffid no sólo era chico, también era similar en muchas características morfológicas y proporcionales. "Por fin podemos ver las etapas de transición en el alargamiento del cuello de la jirafa."

Entonces ¿qué fue lo que pasó? ¿Por qué tantos años se pensó que era el antepasado directo de la jirafa?

El profesor Nikos Solounais, del Museo Americano de Historia Natural, aseguró que el cuello de la jirafa que se encuentra ahí, fue reconstruido a partir de cuatro cadáveres diferentes encontrados en Samos en Grecia.

Así que en conclusión el estudio afirma  que samotherium no es el antepasado directo de la jirafa, como se pensaba a pesar de las características de su cuello.

A: P